Se aleja de su cargo un funcionario vinculado al operativo de la AFIP

Se aleja de su cargo un funcionario vinculado al operativo de la AFIP
Sergio Mancini dejo la dirección de la región Metropolitana desde donde salió la orden.
El sumario que inició la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) para establecer quiénes ordenaron el inusual operativo desplegado el jueves en Clarín provocó ayer la primera deserción en las filas del ente recaudador. Sergio Ariel Mancini, que se desempeñaba como subdirector general de Operaciones Impositivas Metropolitanas, abandonó ese puesto, según lo aseguraron fuentes oficiales. Aunque seguirá siendo empleado de AFIP, ya no tendrá responsabilidades ejecutivas.

El jueves, después de la espectacular movilización de 300 inspectores en distintas empresas del grupo Clarín y domicilios particulares de sus directivos, el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, dijo que no estaba enterado del asunto. Esa misma tarde, el administrador del ente impositivo abrió sumarios administrativos a dos funcionarios: Sergio Ariel Mancini, a cargo de la todas las operaciones impositivas en Buenos Aires, y a Andrés Edgardo Vázquez, responsable de la regional Sur, que supervisa la zona de Barracas, donde se encuentra la sede de Clarín. Los procedimientos se realizaron bajo la órbita de ambos.

Mancini, oriundo de Bahía Blanca, llegó a la AFIP de la mano de Echegaray, que es de Punta Alta. Ambos se conocieron en la Universidad de Mar del Plata y, desde allí, forjaron una amistad que continuó con los años. Cuando Echegaray -un ex UDeDé, ahora ultrakirchnerista- asumió en la AFIP, designó una serie de políticos de su absoluta confianza como tropa propia. Mancini estaba entre ellos. Ayer le comunicó a su jefe político que renunciaba a su puesto de director, pero no al organismo.

A la investigación interna le falta un largo proceso administrativo para establecer la cadena de mandos y las eventuales sanciones. Mancini prefirió salir del ojo de la tormenta antes que lleguen las conclusiones de la situación.

De esta forma, la figura de Andrés Vázquez se vuelve más controversial. Con mayor experiencia en la AFIP que Mancini, en el entorno de Echegaray sostienen que el nombramiento de Vázquez como titular de la región Sur fue un pedido expreso de Francisco Larcher, el número dos de la Secretaría de Inteligencia. Por eso, el presunto comportamiento "díscolo" de Vázquez con respecto a las supuestas directivas de Echegaray habría desatado una pelea interna entre el número uno de los recaudadores y Larcher, con fuerte ascendente entre los espías.

Luis María Peña, ex jefe de los sabuesos, siguió ayer quejándose del caso en entrevistas radiales y televisivas. "Esto no se puede ir diluyendo. Para probar que dice la verdad, (Ricardo) Echegaray tiene que llamar a los responsables, separarlos de sus funciones y hacerles una denuncia penal", señaló en diálogo con Clarín.

"Para movilizar esa cantidad de inspectores, la AFIP tendría que demostrar con pruebas judiciales que hay algún delito grave. Caso contrario, hay violación de los deberes de un funcionario público", señaló. "La gente de Echegaray habla de los tiempos que llevarían los sumarios. Pero, así como ordenó rápidamente la retirada de los inspectores, también tendría que confrontar a los responsables y exigirles respuestas claras sobre lo sucedido", concluyó.

Comentá la nota