Alegría en un pueblo polaco por la medida de Obama

Redsikowo iba a ser la plataforma del escudo
VARSOVIA (EFE).- Los habitantes de Redzikowo, el pueblo del norte de Polonia donde Estados Unidos tenía planeado ubicar las bases de los misiles interceptores del escudo que Barack Obama canceló, amanecieron ayer felices tras conocer la retirada del proyecto, aunque su alegría no es compartida por el presidente polaco, Lech Kaczynski, quien habla de "fiasco".

"Hoy quizá soy el hombre más feliz de Polonia", aseguró Mariusz Chmiel, alcalde de la comarca de Slupsk, donde se encuentra el pequeño pueblo de 500 habitantes que anteayer se salvó de convertirse en sede del escudo estadounidense.

"Estoy satisfecho de que la seguridad de los ciudadanos de nuestra región se haya salvado", añadió en declaraciones a medios polacos Chmiel, quien ahora mira con optimismo el posible uso del terreno en el que iban a desplegarse las plataformas de cohetes.

Chmiel espera que ese lugar pueda convertirse en un pequeño aeropuerto que ayude a desarrollar económicamente la zona, donde viven alrededor de 100.000 personas.

Pero el alcalde reconoce que no todos comparten su felicidad, y entre ellos se encuentra el presidente de Polonia, el conservador Kaczynski, cuyo partido, Ley y Justicia, inició hace algunos años las negociaciones sobre el sistema balístico norteamericano con la administración del presidente George W. Bush.

"El fiasco de la construcción en Polonia de una parte del escudo antimisiles no ha despertado el entusiasmo del presidente", explicaba a la radio pública polaca el ministro del Interior polaco, Wladislaw Stasiak.

Sin beneficios

Stasiak subrayó que la decisión de la Casa Blanca de abandonar el proyecto priva a Polonia de una serie de beneficios, algunos importantes para las relaciones con la vecina Rusia, donde al igual que en Redzikowo, también se ha recibido con entusiasmo la retirada del plan norteamericano.

Varsovia y Washington firmaron en agosto de 2008 el acuerdo para desplegar las bases de cohetes interceptores en suelo polaco, un acuerdo a cambio del cual Estados Unidos debía prestar apoyo y asistencia militar a Polonia, y que ahora ha sido cancelado.

"Este acuerdo venía acompañado de una declaración de cooperación política. Preveía colaboración y ayuda para la modernización de nuestras fuerzas armadas, cooperación en el escenario internacional y en aspectos tecnológicos", declaró Stasiak.

Comentá la nota