Una alegría después de tanta mala onda.

Una alegría después de tanta mala onda.
En una cumbre realizada ayer en Bruselas entre los 27 países miembros de la UE se concluyó que "es hora de organizar una estrategia de salida de la crisis". Por el cambio de escenario se suspendieron medidas de auxilio. Y se focalizan en la prevención.
De manera sorpresiva, los líderes de la Unión Europea advirtieron ayer que ya observan los primeros síntomas de "una sustentable recuperación económica". Y por eso aseguraron que "es hora de organizar una estratégica salida de la crisis". No sólo eso: los representantes de los 27 países miembros de la Unión sostuvieron, en una cumbre realizada en Bruselas, que ya no es necesario tomar medidas que implicarían aumentar los déficits fiscales, y que hay que tratar de prevenir los errores cometidos para que no se vuelvan a repetir. En esta línea, anticiparon que en 2010 se creará el Consejo Europeo de Riesgos Sistémicos, que será el encargado de preservar la estabilidad del sistema financiero comunitario y de emitir alertas y recomendaciones en caso de detectar nuevas amenazas.

"Las medidas que llevaron a cabo los gobiernos y los Bancos Centrales fueron vitales para contribuir a limitar los efectos negativos de la crisis y salvaguardar puestos de trabajo", explicaron en el comunicado los líderes de la Unión Europea.

Ahora, sin embargo, reconocen que ya "no es necesario seguir aplicando políticas excepcionales y hay que centrarse en encontrar una salida estratégica". Un punto a destacar es que las estimaciones aseguran que el PBI de la región se contraerá 4% durante 2009.

La canciller alemana, Angela Merkel, fue la primera en anunciar que tomará en cuenta lo aconsejado en la reunión de Bruselas. Anticipó que dejarán de aplicar políticas fiscales expansivas porque el déficit de 2009 será del 6%, mientras que el año pasado fue del 2,3 por ciento. La semana pasada, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, se había mostrado en contra de abandonar las políticas para reactivar la economía apenas conocidos los primeros signos de recuperación.

"La crisis financiera ha demostrado la necesidad de mejorar la regulación y supervisión de las entidades financieras, tanto a nivel global como europeo", manifestaron los representantes. La creación del Consejo Europeo de Riesgos Sistémicos (CERS), que estará integrado por los presidentes de todos los bancos centrales de los Estados miembros, tiene como objetivo brindarle más confianza al sector financiero para tratar de reactivar el crédito y evitar situaciones similares en el futuro.

También se acordó la creación de tres nuevas autoridades encargadas de supervisar los bancos, las bolsas y los seguros. Deberán fijarse estándares comunes para los 27 y reforzar la cooperación entre los supervisores nacionales. "El Consejo Europeo subraya que las decisiones de las autoridades europeas de supervisión no vulneran de ninguna manera las responsabilidades fiscales de los Estados miembros", manifiesta el comunicado. Esta aclaración fue incluida para tranquilizar a los representantes de Gran Bretaña porque se mostraban temerosos de la existencia de una autoridad supranacional que pudiera tomar las decisiones finales, como por ejemplo ante potenciales intervenciones públicas en entidades bancarias.

Las mujeres, las más perjudicadas

La crisis afecta más a las mujeres que a los hombres, según un estudio realizado en la Unión Europea. Por la desaceleración de la actividad económica, los sectores de la economía con mayor presencia femenina se vieron más perjudicados. En un comienzo la crisis afectó a profesiones en ámbitos con mayor presencia masculina (financiero, construcción e industria). Sin embargo, luego la desaceleración se expandió a todas las actividades. El informe asegura que tanto el desempleo como la pobreza son más frecuentes en las mujeres, e incluso cuando la economía va bien. Esto se explica porque alrededor de un tercio de las trabajadoras de la UE tienen contratos temporales o de tiempo parcial, lo que reduce su seguridad laboral.

Comentá la nota