Alegre no declaró y el juez imputó a Mema, Bustos y al ex chofer

El ex intendente capitalino, Julio Fernando Alegre, estuvo ayer más de seis horas en el Juzgado del Crimen de Primera nominación, convocado por el juez, Gustavo Herrera, para que explicara su actuación al frente del municipio y su crecimiento patrimonial de los últimos años, en el marco de la investigación que está llevando adelante por una millonaria estafa en perjuicio de las arcas comunales. Pero la indagatoria no se concretó, porque el ex funcionario, ahora detenido, se abstuvo de declarar.
Alegre llegó temprano a Tribunales, desde su lugar de detención en el predio del Cuerpo de la Guardia de Infantería de la Policía, e ingresó por el sector para discapacitados y desde allí caminó hacia la sede del juzgado, siempre escoltado por efectivos policiales.

En una oficina esperó junto a sus abogados hasta el mediodía para que se comenzara con la lectura de los cargos que se le imputan, entre ellos, jefe de una asociación ilícita, enriquecimiento ilícito, defraudación calificada, malversación de caudales públicos e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

El acto estuvo presidido por el juez Herrera. Según se pudo conocer, Alegre, en todo momento permaneció sentado en una silla ante el instructor de la causa en una de las oficinas del Juzgado del Crimen de Primera Nominación, ubicada a pocos metros del despacho del magistrado.

Quienes se cruzaron con el ex intendente advirtieron que "mantuvo una actitud pasiva". Además del instructor, a cargo del sumario, estaban presentes la fiscala María Eugenia Carabajal; el secretario del tribunal, Fernando Paradelo, y los abogados defensores Rafael Cúneo Libarona y Carol Pamela Gadán.

Una vez finalizada la lectura de los cargos que se le imputan, el ex intendente y sus letrados le dijeron al juez que se abstenía de responder el interrogatorio para hacerlo posteriormente, en una ampliación indagatoria, una vez que se levante el secreto de sumario y sus abogados puedan tener acceso al expediente.

Sin más trámites por cumplir se dio por finalizado el acto y alrededor de las 14 se puso en marcha el operativo de salida de Alegre de regreso a su lugar de detención.

De esta manera, ex intendente se retiró del Juzgado sin dar explicaciones al extenso cuestionario que se había confeccionado sobre los bienes muebles e inmuebles que se le atribuyen así como también su presunta participación en la constitución de sociedades anónimas, la realización de costosas operaciones comerciales, gastos con tarjetas de crédito y sobre el manejo de los fondos públicos pertenecientes a la comuna capitalina.

Comentá la nota