"Alegre fue el creador ideológico de una organización delictual"

La afirmación pertenece al juez Coria Vignolo, al fundamentar por qué decidió la imputación del ex intendente.
Para la Justicia, el ex intendente Julio Alegre fue el mentor o ideólogo de una organización delictiva que perjudicó en millonarias cifras a la Municipalidad de la Capital, habiéndose beneficiado económicamente tanto él como el grupo que formó para tales fines delictivos.

El recientemente apartado juez Juan Ignacio Coria Vignolo, al resolver la causa, consideró que "a través del vasto plexo probatorio en autos ha quedado demostrado con el grado de probabilidad propio de la presente etapa del proceso, que el encartado, desempeñándose como titular del Ejecutivo Municipal de la ciudad Capital, tuvo un rol esencial y protagónico al ser el creador ideológico de una organización delictual".

El magistrado entiende que Alegre aprovechó "los privilegios del poder que le confería el cargo electivo que detentaba, rodeándose para el logro de sus fines de personas (funcionarios y empresarios) que respondían a sus designios, quienes al mismo tiempo obtuvieron significativos beneficios personales, todo ello a costa del patrimonio municipal, a través de la consumación de múltiples planes delictivos, hechos que se sucedían desde hacía varios años".

El juez añade además que "al tiempo que, en forma paralela, el encartado por sí mismo o a través de interpósitas personas, experimentaba un desmesurado incremento patrimonial, lo que será objeto de estudio en la causa que se investiga por el supuesto delito de enriquecimiento ilícito".

Coria Vignolo afirma que "Alegre, con la connivencia de los propios funcionarios, engañaron al fisco municipal evitando o sorteando los órganos de contralor, para lo cual se valieron de todo tipo de artificios, por ejemplo: falsificando y/o adulterando facturas y documentaciones, valerse de influencias para obtener beneficios o concesiones, abusar de autoridad en detrimento del Municipio, retardar u omitir actos de la función, cometer cohecho ya sea recibiendo dinero o dádivas por parte de proveedores, extorsionando personas a fin de obtener beneficios en sociedades prestatarias de servicios como ser de transporte, tratamiento o reciclado de basura, contenedores etc.; defraudando fondos públicos en provecho personal o a través de interpósitas personas (testaferros), creación de sociedades entre empleados municipales y proveedores del Municipio, y la existencia de otras sociedades prestatarias de obras y servicios al Municipio, que lograron enriquecerse".

Comentá la nota