Alegre admitió ser propietario de varios costosos inmuebles

Al intentar justificar su crecimiento patrimonial en los últimos años, se remitió al informe de un contador público. Dijo que tiene tres inmuebles en Santiago y tres en Córdoba, y que inició la compra de otro en la torre Alfaz y en Punta del Este, pero que no concretó.
El ex intendente Julio Fernando Alegre reconoció que es el propietario de tres inmuebles en Santiago del Estero y de tres departamentos en un mismo edificio de la ciudad de Córdoba, cuando anteayer fue indagado por el juez Juan Ignacio Coria Vignolo y el fiscal, Ramón Eduardo Gómez.

Asimismo, admitió que tenía tres vehículos y tres cuatriciclos y reconoció que inició la compra de un inmueble en Punta del Este y de un piso en la torre Alfaz de Córdoba, con dos cocheras.

Entre las particularidades de su indagatoria, respecto del presunto enriquecimiento ilícito, su padre Julio Nallip Alegre, aparece mencionado en una operación inmobiliaria, cuando es el comprador de tres departamentos distribuidos en dos pisos diferentes del edificio Catalina II, sito en Buenos Aires 1039 del barrio Nueva Córdoba de la capital mediterránea.

Recordó que le pidió a su papá que firmara los boletos de compraventa de dichos departamentos porque casualmente su progenitor estaba en Córdoba y él no. Apuntó que "es un hombre mayor, que no tiene disponibilidad para esa compra y firmaba sin saber, ya que él le pedía como hijo" que actuara en su nombre.

Pero para que el juez tuviera mayores precisiones sobre este tema, sugirió que se lo citara al CPN Martín Federiggi.

Pero en el mismo acto de defensa, confió en que compartió con su progenitor otra operación comercial cuando adquirieron un campo a medias en Huachana. Cada uno aportó $ 50.000 y luego de efectuar ciertas mejoras, le encomendó a Alejandro Vittar para que lo comercializara, quien lo habría hecho por unos $ 670.000, cuando habían transcurrido cinco meses desde que lo compró.

Que el dinero de ese jugoso negocio lo invirtió en vehículos y en mejoras de sus casas.

En tanto, admitió que pagó 70.000 dólares de seña por un chalé en la ciudad de Punta del Este, pero que finalmente no cerró trato y perdió esa suma.

Otro negocio que emprendió, según declaró, fue la adquisición de un piso en la lujosa torre Alfaz de Córdoba, valuado en 450.000 dólares. Alegre detalló que "esa fue una compra que nunca se terminó de concretar, que cuando se firmó la cesión de acciones y derechos se los hizo por carriles distintos, y que reitera que no conoce a (Pedro) Fernández y que se la hizo ya que el declarante no podía seguir pagando, que sólo era una seña de esas acciones, ya que Fernández podía hacerse cargo de ello o sea de la compra".

Por otra parte, negó rotundamente que personal municipal o maquinaria de la institución trabajase en sus viviendas, apuntando que el césped que colocó en la finca lo había buscado en la localidad de Tipiro, junto a sus familiares.

Comentá la nota