Alderete no tomará ningún ministerio

Tras haber hecho polémicas declaraciones, el piquetero Juan Carlos Alderete, el líder de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), se retractó horas después de la denuncia presentada por el Gobierno.
"No se pueden preocupar por mis dichos en un momento de bronca, de calentura, que uno mismo se expresa mal y dice cosas que como dirigente no debería decir", afirmó el piquetero ayer por la mañana en declaraciones a una radio porteña.

Alderete exige poder ingresar en el plan oficial de cooperativas lanzado en agosto por la presidenta Cristina Kirchner. Por ese motivo, había dicho que el miércoles iba a tomar "los 22 pisos del ministerio de Desarrollo Social", que se encarga de coordinar el plan Argentina Trabaja y "todas las sucursales de la Anses en el interior".

En ese contexto aseguro que, en caso de haber represión policial, habría "muertos de los dos lados".

Sin embargo, ayer dijo: "Aníbal (Fernández) sabe muy bien que no somos provocadores y que defendemos la democracia a ultranza".

Además, el líder de la CCC adelantó que el miércoles no habrá toma sobre los edificios públicos porque llegaron a un acuerdo con el Gobierno nacional en el tema de las cooperativas.

"Ya hubo una respuesta porque nos han informado que el día lunes van a entregar todas las planillas que tienen que llenar los posibles beneficiarios del programa", explicó Alderete.

En este escenario, el jefe de Gabinete Aníbal Fernández denunció el sábado a Alderete por las amenazas de tomar edificios públicos.

Por su parte, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, denunció la "intención de provocar un estado de conmoción y violencia en la sociedad y desestabilizar al Gobierno".

El ministro de Justicia, Julio Alak, calificó a los dichos del piquetero de "gravísimos y antidemocráticos".

Durante la semana pasada, Alderete ya había salido a aclarar otras de sus declaraciones. El líder piquetero pidió disculpas luego de que dijo: "Vamos a ir a romperle la cabeza a los intendentes y que se pudra todo".

Comentá la nota