El 80% de las alcoholemias positivas corresponde a turistas

En total Tránsito secuestró 35 automóviles. Un conductor se dio a la fuga pero fue interceptado y otro se negó a entregar el auto y estuvo varias horas en Alvear y la costa, donde se desarrollaba el operativo.
El operativo de Tránsito que se llevó a cabo en horas de la madrugada y terminó por la mañana de ayer, tuvo un saldo de 35 vehículos secuestrados, 30 de ellos por alcoholemias positivas punitivas. Además, los motoristas tuvieron que interceptar a un conductor que se dio a la fuga para evitar someterse a la prueba, mientras otro permaneció varias horas a bordo de su vehículo para evitar que la grúa se lo lleve.

El responsable del operativo por parte de la Dirección de Transporte y Tránsito, Miguel Grassi Muñoz, destacó que el 80% de los casos positivos punitivos correspondió a personas que estaban vacacionando en nuestra ciudad. En horas de la mañana uno de los conductores permanecía a bordo del vehículo para no permitir que la grúa se lo lleve.

En diálogo por LU6 Radio Atlántica, el funcionario señaló que "empezamos a las tres de la mañana trabajando con la policía bonaerense, la Agencia Nacional de Seguridad Vial y al momento, llevamos secuestrados 35 vehículos, de los cuales 30 son por alcoholemia positiva punitiva". La graduación más alta que registraron en el control fue de 2.24 -vale señalar que el máximo permitido es de 0.5-. El resto de los secuestros fue por "falta de registro, falta de comprobante de seguro y falta de luces".

"Tuvimos un vehículo que se dio a la fuga, pero fue interceptado por personal de motoristas, tuvieron que correr los inspectores, hasta la misma policía se tuvo que correr porque sino los llevaban por delante" describió Grassi Muñoz, quien señaló que el auto iba con "un montón de jóvenes adentro" y que la alcoholemia le dio 1.28 al conductor.

El trabajador del área de tránsito negó que los turistas desconozcan los controles de alcoholemia que se realizan en la ciudad, "es muy clásico que estemos acá los días de semana, es muy fácil, no nos estamos escondiendo". Además consideró que "una persona que está en sus cabales no hace eso" de huir para evitar el control.

Asimismo relató el caso de otro hombre que se negó a bajar con su esposa del vehículo. "Un hombre de Buenos Aires midió 1.90. Muy agresivo, incluso tuvo que intervenir personal policial".

"Cuando pasan estas cosas, lo primero que tratamos de hacer es sacar ese tipo de vehículos para que el infractor se vaya. Vino la grúa, trató de sacarlo, empezó a insultar, intentó agredir al personal de tránsito y policial y bueno y ahí se calmaron las cosas" indicó. Y agregó "Cuando suceden estas cosas nosotros no es que solamente labramos el acta y secuestramos el vehículo, aparte informamos todo lo sucedido, cuántas personas intervinieron en el procedimiento y cuántas horas de trabajo llevó poder secuestrar este vehículo".

En cuanto a la mecánica del trabajo, Grassi Muñoz sostuvo que "no estamos en el horario donde las personas están cenando, 23, 24, 1 de la mañana. Nosotros estamos implementando a partir de las 3 de la mañana como lo venimos haciendo desde hace años. No salimos a buscar a la gente que comió o cenó y tomó algo. No, nosotros directamente venimos a los lugares de los corredores nocturnos, donde está realmente el problema".

Comentá la nota