Uno le alcanzó.

Uno le alcanzó.
COLOMBIA 1 - PERU 0: Falcao tuvo cinco ocasiones claras para convertir. La única que acertó le dio la victoria a Colombia, que sigue liviano ante el arco rival.
A los 43 segundos, cuando algunos espectadores aún buscaban lugar en el Atanasio Girardot, Radamel Falcao García lanzó una señal: fue la primera ocasión para convertir, de las tantas que tuvo, que acabó en frustración. En el delantero de River se resumen los problemas más severos de Colombia: el equipo es capaz de generar juego prolijo, de mostrar diversos recursos para llegar al arco ajeno, de cambiar de ritmo en la transición ofensiva, pero -como ha sido recurrente en estas Eliminatorias- también de poner en riesgo cada presentación por su ineficacia adelante. La baja proporción entre ataques nítidos (12 remates) y goles, manifestada otra vez ayer, explicó el sufrimiento contra Perú, que con un par de avances en provecho de los espacios que Colombia dejaba con su avance constante, asustó en el segundo tiempo.

Con Mcnelly Torres, a diferencia de lo que ocurrió frente a Argentina, Colombia dispuso de mayor elaboración y una guía confiable cuando salía del medio. De un córner que el volante sirvió desde la izquierda y un pase posterior a cargo de Zapata llegó el festejo de Falcao. El de River probó de todo: como pescador en el área chica (así fue el gol), con gambeta y remate, con cabezazo...

Colombia aún depende de sí mismo. Si afinase la puntería podría capturar un pasaje a Sudáfrica. En 14 partidos metió siete tantos. ¿Aún hay esperanza?

Comentá la nota