Alcaldes firmaron un acuerdo sobre protección del clima

Será entregado a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (Unfccc) a celebrarse en Copenhague, en diciembre de este año.
El cambio climático genera impactos sociales importantes que afectan a todo el mundo. Los gobiernos locales son los primeros en constatar la necesidad de identificar estrategias de mitigación y adaptación al cambio climático. Resulta cada vez más evidente que las ciudades dotadas de una buena gobernanza y planificación pueden liderar los objetivos nacionales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. "Los gobiernos locales desempeñan un papel crítico en la lucha contra el cambio climático" afirma el secretario general de la ONU, Sr. Ban Ki-moon, que ha destacado los esfuerzos de los gobiernos locales. El Sr. Ban ha recomendado que los gobiernos nacionales y locales integren de una mejor forma sus acciones contra el cambio climático para enfrentar de manera más exitosa los desafíos del cambio climático y del desarrollo económico sostenible. Las estrategias de cambio climático tendrán que tomar en cuenta las necesidades de desarrollo y la acción a nivel local será decisiva para la consecución de resultados concretos. CGLU ha emprendido una estrategia conjunta con otras redes especializadas de autoridades locales como ICLEI, el Consejo Mundial de Alcaldes sobre el Cambio Climático y C40 abogando para que la voz de los gobiernos locales y regionales sea escuchada en las negociaciones internacionales sobre el Acuerdo Post-Kyoto. Actualmente se pueden emprender dos acciones para hacer llegar sus voces a sus gobiernos y a la comunidad internacional: 1) Adherirse al Acuerdo Mundial de los Alcaldes y Gobiernos Locales sobre la Protección del Clima, que expresa el compromiso de los gobiernos locales en la lucha contra el cambio climático; 2) Continuar la comunicación con su gobierno nacional sobre el proceso de negociación en vista de los acuerdos Post-Kyoto. El Acuerdo Mundial de los Alcaldes y Gobiernos Locales Sobre la Protección del Clima es el único acuerdo a escala global que ha sido desarrollado por los gobiernos locales para los gobiernos locales. A la hora de hablar de los impactos del cambio climático, los gobiernos locales están en primera línea pues sus ciudadanos se ven afectados por las consecuencias medioambientales, sociales y económicas, especialmente en las áreas urbanas. El Acuerdo Mundial de los Alcaldes y Gobiernos Locales Sobre la Protección del Clima fue lanzado el 12 de diciembre de 2007 en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Bali, Indonesia, por Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU), Iclei- Gobiernos Locales por la Sostenibilidad, el Consejo Mundial de Alcaldes por el Cambio Climático (WMCCC) y el Grupo de las Grandes Ciudades sobre el Clima C40. El mismo documento fue firmado por los intendentes que participaron en nuestra ciudad en la Cumbre de Alcaldes. El Acuerdo expresa la convicción de que los gobiernos locales y regionales son actores claves en la implementación de las estrategias contra el cambio climático y que su papel tiene que ser reconocido por la comunidad internacional. Los gobiernos locales y regionales, actuando juntos y adhiriéndose al Acuerdo, dispondrán de una mayor posibilidad de efectuar cambios en las negociaciones internacionales sobre el cambio climático y conseguir acuerdos que les incluyan en tanto actores significativos. Por dicha razón, el Acuerdo será entregado ante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (Unfccc), a celebrarse en Copenhague en diciembre de 2009. Fundamentos y compromiso En 2030, dos tercios de la humanidad vivirán en centros urbanos, en los que actualmente ya se localiza el 50% de la población mundial y se consume más del 75% de la energía. Las ciudades son muy vulnerables a los impactos del cambio climático, especialmente aquéllas de rápido crecimiento en los países en desarrollo. Los alcaldes y los gobiernos locales desempeñan un papel crucial en sus acciones a nivel local. Cuando están dotados del mandato y los recursos necesarios, cuentan con el potencial necesario para liderar las reducciones de emisiones y asegurar el cumplimiento de los objetivos mundiales con la reducción de los gases de efecto invernadero. En todas las regiones del mundo, las ciudades y los gobiernos locales realizan esfuerzos conjuntos para responder de manera efectiva a la urgencia y ritmo acelerado del calentamiento global. Los gobiernos locales, subnacionales y nacionales deben, de forma independiente o en colaboración, liderar y actuar para alcanzar las reducciones de gases de efecto indispensables para evitar impactos catastróficos para el cambio climático. Los alcaldes y gobiernos locales del mundo "hacen un llamado a los gobiernos nacionales a trabajar a través de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en aras de adoptar compromisos para que el calentamiento de la superficie de la tierra se sitúe en un aumento de dos grados centígrados de promedio anual". En particular, solicitan "un marco que asegure a nivel mundial la reducción del 60% de los gases de efecto invernadero para el 2050, respecto a los niveles de 1990, en el que los países industrializados se comprometan a reducir sus emisiones en un 80% respecto a los niveles de 1990". Según el texto "los alcaldes y los gobiernos locales aceptan el desafío y la responsabilidad de liderar y emprender acciones para luchar contra el rápido y preocupante calentamiento del planeta. Partiendo de los compromisos existentes de los líderes de los gobiernos locales y sus asociaciones, incluyendo la Campaña de ICLEI Ciudades por la Protección del Clima, el Consejo Mundial de Alcaldes por el Cambio Climático, el Grupo de las Grandes Ciudades sobre el Clima C40 y la Declaración de Jeju de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU), los alcaldes y gobiernos locales presentan los siguientes compromisos: 1. Reducir emisiones de efecto invernadero de forma inmediata y significativa. Medir e informar sobre las reducciones anuales de emisiones de efecto invernadero y trabajar constantemente a fin de lograr para el 2050 una reducción global de las emisiones de un 60% en relación a los niveles de 1990 y de un 80% de los niveles de 1990 en los países industrializados. 2. Implementar marcos sub-nacionales, nacionales e internacionales que son complementarios y que permitan a los gobiernos locales, con la provisión de los recursos, la autoridad y el mandato suficiente sub-nacional, cumplir con estos roles y responsabilidades. 3. Construir una economía energética sostenible con ahorros energéticos y la aplicación de tecnologías renovables y más eficientes, nuevas y existentes, para reducir la dependencia sobre combustibles fósiles y nucleares y apuntar a opciones de mínima generación de carbono. 4. Ejecutar medidas de adaptación y preparación al cambio climático a través de los mecanismos locales de planificación, desarrollo y operativos, dando prioridad a las ciudades más vulnerables. 5. Recomendar que cada delegación que participa en las negociaciones Unfccc incluyan una representación designada de gobierno local para asegurar que las prioridades y acciones climáticas a nivel local sean incluidos en las negociaciones futuras.

Comentá la nota