Alcalde francés acusado de corrupción se suicidó en la cárcel

El alcalde de una ciudad del suroeste de Francia se suicidó en su celda de la prisión de Perpiñán (suroeste), donde estaba en detención preventiva desde diciembre de 2008 acusado de corrupción, informó una fuente judicial.
Jacques Bouille, de 62 años, alcalde por la Unión por un Movimiento Popular (UMP, derecha, en el poder), de Saint Cyprien, una localidad costera del departamento de los Pirineos Orientales, se ahorcó en su celda, precisó la misma fuente.

Alcalde desde 1989, Bouille había sido inculpado en diciembre por "blanqueo, corrupción por parte de una persona con cargo electoral, tráfico de influencias, toma ilegal de intereses, malversaciones de caudales públicos, obstáculos a la manifestación de la verdad, soborno de testigos, falsificación y utilización de documentos falsos".

Miembro de la UMP, Bouille estaba siendo juzgado junto a una decena de personas en el marco de una investigación sobre la compra por parte de su ayuntamiento en 2006 y 2007 de estatuas, cuadros de grandes artistas y otras obras de arte, algunas de las cuales desaparecieron.

El Consejo de Europa considera "inaceptables" las condiciones de detención en las cárceles francesas, donde en 2008 se suicidaron 115 presos y 1.200 intentaron hacerlo.

Comentá la nota