Ex alcalde designó un apoderado para comprar casas en Pinto

La sociedad se llama Óptima Global Business SL y el apoderado es un abogado local. La Fundación Pinares gastó 63.649 euros sólo en los muebles de su sede en Pinto y 5.192 euros por año para "mantenimiento de jardines" en ese lugar.
Nueva documentación a la que tuvo acceso EL LIBERAL saca a la luz otro de los numerosos convenios celebrados en el marco del hermanamiento de las ciudades de Pinto dela Argentina y su homónima española, por el cual aquella comuna del sudeste santiagueño "delega en la Fundación Pinares todo el proceso de elaboración de los boletos de compraventa y el cobro de las entregas pertinentes para que lo destine al equipamiento de su sede, mantenimiento de la misma así como a cualquier otro tipo de acción dentro de la provincia de Santiago del Estero".

En la segunda cláusula del convenio firmado el 3 de mayo de 2006, entre el intendente de Pinto (Argentina) Guillermo Ganón y Antonio Fernández, como presidente de la Fundación, la primera delega en la segunda "el cobro de todas las cuotas que se produzcan por la venta de las viviendas durante el año 2007, 2008, 2009 y 2010, realizándolo a través de contador público", que en este caso sería el contador Sergio Ganem.

La tercera cláusula establece que dicho cobro estará a cargo de la Fundación hasta diciembre de 2010, quedando luego a cargo de la Municipalidad de Pinto Argentina, y añade en el 4º punto que "todos los gastos, inversiones y acciones que se produzcan con estos fondos la Fundación los comunicará a la Municipalidad hasta la liquidación de los mismos".

Recaudación

En vista de estas disposiciones, conviene centrarse entonces sobre lo teóricamente recaudado en virtud de la venta de las viviendas del barrio España en la ciudad de Pinto, Argentina.

Cabe recordar que para acceder a una casa, los interesados debían abonar el precio total de $50.000, o bien realizar una entrega de al menos $10.000 y el resto en cuotas mensuales de no menos de $250. Es decir que, lo que menos recaudó la fundación Pinares son $180.000, alrededor de 45.000 euros, más las cuotas y algún que otro pago de contado, como el caso de la vivienda destinada a la hija de Rached, Laura, o como la tía del empresario denunciante Hever Metzler.

Hasta aquí los interrogantes que van surgiendo apuntan a saber ¿dónde quedaron asentados estos ingresos?, ¿qué destino se le dio al dinero? Y ¿quién tiene el total o el remanente, en caso de que lo hubiere?

Comentá la nota