Alcaidía y seccionales "saturadas" de detenidos

El comisario Roberto Ayala, jefe de la Unidad Regional I, se refirió a la cantidad de robos que se registran a diario en Santa Rosa y dijo que en la fuerza policial tienen "la misma preocupación que la gente" y que por eso "todos los días estamos revisando nuestros sistemas establecidos de patrullaje, la asignación de recursos, acentuando las recorridas en determinados sectores y horarios, y haciendo ajustes en forma permanente".
"Es una tarea cotidiana de cada jefe de seccional y sus efectivos; también tenemos que resaltar la constante preocupación que da muestra el personal policial al concurrir rápidamente a todos los requerimientos y la detención de los responsables de delitos contra la propiedad".

Ayala afirmó que "la Alcaidía local se encuentra totalmente saturada, en comisarías donde antes no teníamos detenidos, como en la Seccional Segunda, estamos con ocho detenidos; también hay en la Primera, tenemos 14 en la Tercera; tenemos ocupada la Delegación Norte y la Delegación Sur, todo como consecuencia de los procedimientos de nuestro personal".

"Aún así, notamos que sigue habiendo una demanda permanente y los delitos se siguen cometiendo, por lo que tenemos que ver cómo mejoramos los sistemas de prevención del delito".

Entrevistado por Radio Noticias, se le preguntó a Ayala sobre el "desánimo" policial, como lo describió una víctima de un robo al comportamiento del efectivo que fue a tomar nota del hecho. "Sobre ese caso, el del señor Pedehontaá, tengo una versión distinta del jefe de la Seccional Segunda, pero no quiero polemizar; es un hecho que se está investigando".

"No estamos desbordados, cuando un oficial atiende un caso de robo, si hay otro hecho será otro el patrullero que llegue al lugar; atendemos todos los requerimientos".

Sobre el asalto a la farmacia "San Andrés", registrado en la noche del jueves, el comisario Ayala dijo: "Hay avances en la investigación y a esta hora no podemos dar detalles".

También se le preguntó por el accidente protagonizado anteayer por un patrullero policial y una motociclista, en la intersección de las calles México y Pío XII, que terminó con el saldo luctuoso de la muerte de ésta. Dijo que se trató de un "caso de emergencia", que hubo un pedido de apoyo policial frente a un hecho y que el vehículo policial iba con la sirena y las luces encendidas.

"El personal del móvil no sabe lo que sucede, escucha el pedido por radio, y la premura por llegar al sitio seguramente llevó a realizar la maniobra que terminó con ese resultado fatal. No sabemos por qué se realizó la maniobra en el cruce semaforizado, lo que está investigando Accidentología".

Ayala aclaró que los patrulleros deben llevar sirena y luces encendidas cuando deben concurrir a un lugar excediendo la velocidad permitida. "Eso fue lo que pasó, cuando un motociclista de la Sexta detectó la presencia de una persona en actitud sospechosa; lo intercepta para identificarlo, en ese momento un vecino lo señaló como el que le había robado la moto y el individuo se dio a la fuga, por lo que el motociclista pidió un móvil de apoyo".

Comentá la nota