Alberto Rodríguez Saá: "Reutemann y Cobos pertenecen al oficialismo"

El gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, volvió a criticar con dureza al gobierno nacional al afirmar que "hace agua por todos los lados", y aseguró que "el kirchnerismo es una maquinaria enorme de hacer negocios".
También comparó a Carlos Reutemann con el vicepresidente Julio Cobos, a quienes los considera oficialistas: "Nunca dijeron una idea contraria a los Kirchner y tampoco tienen un plan". Aseveró que el Lole "es senador y estuvo con (Néstor) Kirchner en las elecciones de Santa Fe, que fue un negocio político entre Kirchner y él". En cambio mostró "respeto" por Francisco de Narváez, y señaló que le gustaría conversar con Felipe Solá para ver "hasta qué punto" es opositor al gobierno.

—¿Cómo evalúa la gestión kirchnerista?

—Como gobernador, es bastante triste soportar una enorme discriminación, porque el gobierno nacional nos tiene absolutamente aislados. La Nación no nos recibe y tampoco nos concede ningún plan. El último agravio es haber eludido el paso por San Luis del maravilloso rally Dakar, para hacerlo pasar por Chile. Ellos contaron con el viento a favor de la economía y cuando el viento dejó de estar favor se nota el desastre y ahora el gobierno hace agua por todos los lados.

—¿Qué es para usted el kirchnerismo?

—El kirchnerismo es un mundo sin ideas, sólo tiene intereses. No puede ofrecer nada a la sociedad y no se les cayó una idea para la sociedad. Qué obras públicas hicieron, qué política exterior hay, cuál es la política económica. No hay nada y es lamentable, porque el kirchnerismo es una maquinaria enorme de hacer negocios con los amigos.

—¿Cree que puede recuperarse electoralmente el kirchnerismo?

—Si hacen trampas, como en las elecciones pasadas, hasta pueden ganar.

—¿Qué hará su sector?

—Nosotros vamos a presentar el espacio "Otro país es posible" y haremos alianzas con otros sectores, pero opositores, porque no vamos a acordar con más de lo mismo.

—¿Qué opina de la situación interna del PJ?

—Hay un peronismo oficialista que usurpó el Partido Justicialista y que lo puso a (Néstor) Kirchner al frente, para lo cual contaron con la jueza María Servini de Cubría, que es la jefa de campaña del oficialismo. Esta gente no tiene nada que ver con el peronismo.

—¿Cómo observa a los peronistas disidentes?

—Los restantes, si levantan las banderas del peronismo, tendrán grandes chances de ser reconocidos por la sociedad. En el caso de De Narváez, tengo respeto por él y en el caso de Solá, que ahora se está convirtiendo en opositor, me gustaría conversar con él para ver hasta qué punto lo es.

—¿Qué opina de la situación de Julio Cobos?

—Me parece que él quiere participar como oficialista. Como opositor, no siento que Cobos esté en mi espacio. Es el vicepresidente y el único día que dudó votó a favor del campo, pero no lo he visto en calidad de opositor. Es el vicepresidente de la fórmula kirchnerista. El tiene que sincerar esa situación. Sigue perteneciendo al mundo de las ideas del kirchnerismo.

—¿Y de Reutemann?

—Con Reutemann pasa lo mismo que con Cobos. Es senador y estuvo con Kirchner en las elecciones de Santa Fe, que fue un negocio político entre Kirchner y él. Pertenece al oficialismo y si quiere puede ser candidato del oficialismo y si no que renuncie al oficialismo. Al señor Reutemann lo respeto y lo saludo, pero pertenece al oficialismo y esto es claro. El nunca dijo que no pertenece al oficialismo y esto también pasa con Cobos: nunca dijeron una idea contraria a los Kirchner y tampoco tienen un plan.

—¿Cómo ve al macrismo?

—El macrismo es un fenómeno de la Capital Federal, donde apareció un personaje (Mauricio Macri) nuevo para el mundo de la política. Se merece gobernar estos años para ver si va a algo mayor o repetir en la Ciudad.

—Un ex diputado de la UCR lo acusó de haber estado relacionado con la dictadura.

—Eso hay que preguntarle al señor (Arturo) Negri, porque es un disparate. Yo he participado en la defensa de presos políticos y he luchado por la libertad, he hecho lo más que pude contra la dictadura, por lo tanto, lo de Negri es un disparate, porque no tuve nada que ver con la dictadura.

Comentá la nota