Alberto F. se hace cargo de la provincia.

El armado K del ex jefe de Gabinete tendrá foco en La Plata y con la ayuda de varios intendentes.
El próximo jueves, el ex jefe de gabinete nacional, Alberto Fernández, anunciará en La Plata la conformación de un espacio de “reflexión” kirchnerista, que en un contexto marcado por las rupturas y los portazos, buscará contener a los miembros “molestos” del oficialismo, para que manifiesten sus diferencias con los Kirchner, pero sigan formando parte del proyecto nacional.

Este novedoso –o insólito– “purgatorio” de aquellos peronistas que defendieron al proyecto de Néstor Kirchner a gritos durante cuatro años pero que en el último año comenzaron a sentirse fastidiosos y no se identifican del todo con el Gobierno nacional, contará con el apoyo de legisladores provinciales y de algunos intendentes bonaerenses.

Según trascendió, esos legisladores serían los diputados Julián Domínguez (vicepresidente de la Cámara Baja), Liliana Di Leo (siempre fiel a Alberto), Malena González de Rivas y el titular de UPCN en la provincia, Carlos Quintana. En la Cámara Alta, el albertismo estaría representado por la senadora Mariel Urruti. Como había anticipado 24CON, los intendentes serían Graciela Rosso, de Luján; Aldo San Pedro, de Bragado y Joaquín de la Torre, de San Miguel, entre otros.

Fuentes de La Política Online en la Legislatura bonaerense, confesaron que “lo de Alberto existió siempre, aunque la única diputada que logró meter fue Di Leo en 2005, en un pedido concreto de Alberto a Alak (Julio, intendente de La Plata por ese entonces)”.

La maniobra tiene su costado predecible si se tiene en cuenta que tanto Di Leo como Quintana, González de Rivas y Urruti cumplen este año sus mandatos en la Legislatura bonaerense, por lo que buscarán renovar sus bancas con el envión que pueda producir esta aparición junto a un hombre clave del primer período kirchnerista.

Es llamativa la decisión de participar de Julián Domínguez, cuyo mandato vence recién en 2011. El diputado oriundo de Chacabuco usaría este espacio para marcar su posición de descontento con respecto al trato del Gobierno nacional hacia el sector agropecuario, ya que representa a la cuarta sección, que tiene fuerte incidencia de los sectores del campo. Es decir, que criticaría sin irse, justamente lo que plantea el espacio de reflexión de Fernández.

Comentá la nota