Alberto Fernández / "No pienso hablar sobre De Vido"

¿Reconocimiento a su jefe político o vuelta a la escena electoral en un cada vez más convulsionado PJ porteño? "Néstor Kirchner ha sido el mejor presidente que la democracia nos ha dado.
" Así se acomodó Alberto Fernández, ayer, en una disertación que dio en la Universidad Torcuato Di Tella, donde encontró un auditorio de 100 alumnos dispuestos a reprocharle gran parte de su pasado en la Jefatura de Gabinete.

Pero el funcionario que se fue del gobierno de Cristina Kirchner con duras críticas se centró en la defensa a ultranza del modelo kirchnerista. Eso sí: habló casi una hora y media sin nombrar a la Presidenta, como si él no hubiese estado en los primeros meses de la actual gestión.

"Siempre disfruté de la confianza que Néstor Kirchner me brindó", sostuvo, y habló con lujo de detalles de la fortaleza de la economía argentina para enfrentar la crisis internacional. Pero las descreídas cifras del Indec y sus enemigos en el Gobierno son para Alberto Fernández los dos temas en los que no puede dejar de mostrar sus diferencias. "¿Si Julio De Vido es honesto? No te lo pienso contestar", cortó en seco la consulta de uno de los estudiantes, ante murmullos generalizados. Después se despachó sobre las estadísticas oficiales: "La gente no cree en el Indec. Está claro que no se puede hacer oídos sordos a eso".

A pesar de mostrarse distendido, se cruzó varias veces con el auditorio. "No tengo la menor idea de qué es Austral Construcciones", contestó, ya enojado, a un alumno que le preguntó por la empresa de Lázaro Báez, a quien se señala como socio de Kirchner. De paso, y a tono con el ex presidente, Alberto Fernández eligió criticar a la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió: "Se parece a mi mamá cuando vuelve de la peluquería. En esos debates de Carrió no me meto".

El ex jefe de Gabinete descartó ayer la posibilidad de presentarse en las próximas elecciones legislativas y fustigó a Jorge Telerman, a quien Kirchner ve con posibilidades de encabezar la lista de candidatos de la Capital, donde Fernández aún es jefe del PJ.

Pero más allá de esas disputas internas, el hombre fuerte del gobierno de Kirchner no ahorró elogios a la gestión pasada. "Tengo colmadas mis aspiraciones en política. Siempre soñé con el cargo que ocupé y lo logré de la mano de Kirchner", agregó.

Ayudado por el director de la universidad, Torcuato Di Tella, logró sortear las incómodas preguntas, como una que lo consultaba sobre la falta de calidad institucional del Gobierno. "Les pido control en la palabra y en la adjetivación", pidió Di Tella, ex funcionario kirchnerista. Pero el joven insistió con sus críticas a la falta de reuniones de gabinete o de contacto con los medios, con un fuerte tono irónico, lo que le valió un nuevo reto. "Bueno basta", gritó Di Tella, mientras el publicista del oficialismo, Fernando Braga Menéndez, mezclado entre los alumnos, calificaba al joven de "provocador".

Comentá la nota