Alberto Cabrera: El PNC no va a integrar una lista con un violador.

Dijo que si Bordón es candidato dejará el Frente Chaco Merece Más. El titular del nacionalismo advirtió que su partido irá con lista propia si el ex coordinador del Paicha integra la lista y si el PJ no les da los lugares que merecen.
Alberto Cabrera, presidente del Partido Nacionalista Constitucional (PNC), cargó contra el periodista Manuel Edgardo Bordón, recientemente desplazado del cargo de coordinador del Programa de Asistencia Integral del Chaco (Paicha) a raíz de las denuncias de abuso sexual de jóvenes aborígenes en el Impenetrable, que comprometieron a él y a sus colaboradores, hechas por la diputada justicialista Inocencia Charole.

Bordón fue en 2007 candidato a diputado provincial por el PNC, que integraba el Frente Chaco Merece Más encabezado por el Partido Justicialista, pero la conducción partidaria liderada por Cabrera lo expulsó aduciendo malversación y deficiencias en la rendición de cuentas de los gastos de campaña.

“El tema Bordón está cerrado en el nacionalismo”, graficó Cabrera, y agregó que el periodista “no tiene nada que ver con el partido porque ya no es afiliado; no tiene que ver espiritualmente porque nunca sintió el nacionalismo; pero, fundamentalmente, no puede tener algo que ver con el PNC después de esos episodios imborrables que ha protagonizado como funcionario y como persona”, en alusión a las denuncias de abuso. Por esto, Cabrera expresó “un repudio total a la actitud que ha sabido mostrar como funcionario, que deja mucho que desear”, y agregó: “Éste no tiene vergüenza, lo va a hacer con los aborígenes y con los blancos”.

El titular del PNC ilustró que “el nacionalismo se comió un garrón al permitirle la afiliación e incorporarlo como candidato en sus listas”, y remató diciendo que “lo de Bordón es patológico”.

Nunca con Bordón

Manolo Bordón reclama para sí el tercer lugar en la lista de candidatos a diputados provinciales del Partido Justicialista que, en esta oportunidad, todo indica que será abierta a los partidos aliados del Frente. Según aseveró, tiene sobrados méritos para ello, ya que considera que los votos obtenidos con la boleta del PNC en septiembre de 2007 no le pertenecen ni al partido ni a Cabrera, sino a él, a título personal.

“Si el Gobernador o quien fuera responsable de definir las candidaturas del Frente Chaco Merece Más quisiera llevar a un violador en la lista, que lo lleve”, dijo Cabrera al referirse a las aspiraciones de Bordón y reiterando que éste nada tiene que ver con su partido. Además, aseguró que si se cumpliera el deseo de Bordón, abandonarían el Frente: “No vamos a ir en la misma boleta que un violador”, graficó. Y, paralelamente, advirtió que si el PJ no le da al PNC el lugar que le corresponde, de acuerdo a su importancia electoral, presentarán una boleta propia: “Arreglamos los lugares que corresponden o vamos solos”, redondeó.

Abusador

Bordón dijo que por un lado no habría internas en el PNC porque “Cabrera no existe”, pero, por otro, porque el partido está acéfalo por el vencimiento de los mandatos de sus autoridades, incluido el de Cabrera como presidente. Sobre esto, Cabrera ironizó: “El que está acéfalo es él”. Y, en el marco de la interna partidaria, dijo que Bordón nunca entregó una sola ficha de afiliación que siempre dijo tener, y lo acusó de “además de violarlos les robaba las huellas digitales a los aborígenes haciéndoselas estampar en una ficha en blanco”.

Para terminar, el dirigente, haciendo un balance de la incorporación de Bordón al PNC dijo que “estar arrepentido es poco”, y lamentó “no haber conocido antes esta faceta de esta persona que tanto mal le hizo al nacionalismo y a la comunidad”.

Culpable

Alberto Cabrera dio por cerrado el tema de las denuncias de abuso sexual que comprometen a Manuel Bordón y sus colaboradores, y no cree que fueran inocente de lo que se los acusa. De todos modos, relativizó la investigación aduciendo que no confía en que se le vayan a endilgar responsabilidades, ya que “es prácticamente imposible que la Justicia vaya a actuar en defensa de los más débiles”. Y culminó analizando que en estas circunstancias, “un fallo judicial no borra ninguna aberración, porque una cosa es lo que diga la Justicia, y otra lo que impere en el conocimiento popular”.

Comentá la nota