Alberdi pagó el 80% de un gimnasio que nunca se hizo

La obra debió estar lista a mediados de 2008 pero está totalmente parada. La firma metalúrgica recibió 140 mil pesos por adelantado y ahora ni siquiera responde a los reclamos del club
El lu­gar don­de de­bió le­van­tar­se el gim­na­sio que la di­ri­gen­cia de Cen­tro Cul­tu­ral Al­ber­di pro­yec­tó y pa­gó por ade­lan­ta­do, a co­mien­zos de 2008, hoy es un si­tio aban­do­na­do.

Co­lum­nas de hie­rro atra­ve­sa­das a lo lar­go del enor­me te­rre­no de 1.100 me­tros cua­dra­dos, mon­to­nes de es­com­bros y yu­yos que van ga­nan­do más y más es­pa­cio son el tris­te pa­no­ra­ma que se ob­ser­va al fon­do de Vi­cen­te Ló­pez 453, don­de el club tie­ne su se­de so­cial.

Tal co­mo es­tá, el si­tio don­de 400 chi­cos de­be­rían es­tar prac­ti­can­do bás­quet, hand­ball, gim­na­sia ar­tís­ti­ca o ar­tes mar­cia­les es mo­ti­vo de in­dig­na­ción pa­ra los di­ri­gen­tes que con­tra­ta­ron a una em­pre­sa cons­truc­to­ra y lue­go se sin­tie­ron es­ta­fa­dos. Y, al mis­mo tiem­po, ese lo­te bal­dío se trans­for­mó en una usi­na de ru­mo­res y sos­pe­chas en­tre los so­cios que no co­no­cen los por­me­no­res de la con­tra­ta­ción y des­con­fían de la con­duc­ción.

"Es cier­to que hay una sos­pe­cha tre­men­da en el ba­rrio, so­bre to­do de los so­cios vi­ta­li­cios, que no creen lo que pa­só; eso ge­ne­ra mu­cha in­co­mo­di­dad en­tre quie­nes con­du­ci­mos el club", ad­mi­tió Ale­jan­dro Ga­llar­do, vi­ce­pre­si­den­te de una ins­ti­tu­ción que cum­plió 82 años de vi­da en el ba­rrio.

"Co­bra­ron y se bo­rra­ron"

Ga­llar­do re­la­tó a PUN­TAL los por­me­no­res de la frus­tra­da obra. Di­jo que des­pués de lu­char por años pa­ra con­se­guir un sub­si­dio, el ex go­ber­na­dor Jo­sé Ma­nuel de la So­ta apro­bó el pro­yec­to que pre­sen­tó el club y al fi­lo de su man­da­to -en di­ciem­bre de 2007- les en­tre­gó 150 mil pe­sos pa­ra el gim­na­sio.

Des­pués de bus­car pre­su­pues­tos, se in­cli­na­ron por el más ba­jo, el que les ofre­ció la fir­ma Cons­truc­cio­nes Me­tá­li­cas Hor­ma­met, que fun­cio­na en Ru­ta Na­cio­nal 36 y Pa­sa­je Ma­ga­lla­nes. A cam­bio de 175 mil pe­sos, la em­pre­sa que es­tá a nom­bre de Juan En­ri­que Leo­ne se com­pro­me­tió el 29 de fe­bre­ro del año pa­sa­do a ter­mi­nar la obra en 60 días há­bi­les.

Pe­ro los días y los me­ses pa­sa­ron, el pla­zo se cum­plió lar­ga­men­te y to­do es­tá co­mo al prin­ci­pio.

La di­ri­gen­cia ad­mi­te que su pe­ca­do fue ha­ber acep­ta­do las in­só­li­tas con­di­cio­nes de pa­go que le plan­teó Hor­ma­met: una en­tre­ga del 40 por cien­to (70 mil pe­sos) al mo­men­to de la fir­ma del con­tra­to, otro 40 por cien­to al em­pe­zar a le­van­tar la es­truc­tu­ra y el 20 por cien­to res­tan­te (35 mil pe­sos) al fi­na­li­zar el tra­ba­jo.

En to­tal, les en­tre­ga­ron 140 mil pe­sos y a cam­bio só­lo re­ci­bie­ron al­gu­nas co­lum­nas de me­tal y un pu­ña­do de ex­cu­sas: "Pri­me­ro nos di­je­ron que te­nían pro­ble­mas pa­ra in­gre­sar la plu­ma al club y mon­tar la es­truc­tu­ra, des­pués pa­só el tiem­po y me lo en­con­tré a En­ri­que Leo­ne en el An­di­no; aho­ra es­ta­ba tra­ba­jan­do co­mo per­so­nal trai­ner y cuan­do le pre­gun­té por la obra, me re­pi­tió que se­guía te­nien­do pro­ble­mas con la plu­ma, y que apar­te es­ta­ba con mu­cho tra­ba­jo y eso lo ha­bía re­tra­sa­do".

Cuan­do la pa­cien­cia de los di­ri­gen­tes se ago­tó, en­via­ron una in­ti­ma­ción por car­ta do­cu­men­to, pe­ro la fir­ma ni si­quie­ra se mo­les­tó en res­pon­der­la.

Aho­ra, los di­ri­gen­tes es­pe­ran que se nor­ma­li­ce la si­tua­ción de la co­mi­sión di­rec­ti­va (que ya se en­cuen­tra con man­da­to cum­pli­do) pa­ra pre­sen­tar una de­nun­cia pe­nal en la Jus­ti­cia.

"El pro­ble­ma es que con­tra­tar un abo­ga­do cues­ta di­ne­ro y el club no lo tie­ne", di­jo el te­so­re­ro En­zo Ar­güe­llo.

Ar­güe­llo es co­rre­dor de se­gu­ros y re­co­no­ce que el in­cum­pli­mien­to de Hor­ma­met no só­lo lo frus­tró co­mo di­ri­gen­te si­no que tam­bién lo afec­tó en la faz co­mer­cial: "Ima­gi­na­te que yo ven­do con­fian­za así que es­to me ha per­ju­di­ca­do so­bre­ma­ne­ra en mi tra­ba­jo", di­jo.

El pre­si­den­te de Al­ber­di, Ri­car­do Ma­ga­lla­nes, tam­po­co que­dó bien pa­ra­do con la in­só­li­ta con­tra­ta­ción por­que por su vin­cu­la­ción con el gre­mio de los me­ta­lúr­gi­cos, la UOM, se da por he­cho que de­bió co­no­cer có­mo ac­tuar pa­ra pre­ver el en­ga­ño.

En­tre­tan­to y has­ta que lle­gue la ho­ra de la jus­ti­cia, en Al­ber­di bus­can otras ma­ne­ras de pre­sio­nar a la em­pre­sa pa­ra que cum­pla lo pac­ta­do: "La idea es jun­tar a los chi­cos y a los pa­dres en co­lec­ti­vos y pre­sen­tar­nos en la ca­sa del due­ño de la cons­truc­to­ra pa­ra ha­cer­le un es­cra­che, an­ti­ci­pó Ale­jan­dro Ga­llar­do.

"Lo que hi­cie­ron en nues­tro ba­rrio no tie­ne per­dón: ju­ga­ron con el fu­tu­ro de nues­tros chi­cos", agre­gó.

Comentá la nota