El ALBA, en favor de la coca y por el fin del dólar en la región

La reunión de la Alianza Bolivariana de las Américas, que se realizó ayer en Cochabamba, decidió instaurar una moneda que reemplace a la divisa norteamericana. "Basta de la dictadura del dólar, el ALBA es un espacio de revolución", disparó el presidente venezolano Hugo Chávez. Siete países latinoamericanos se dieron cita en Bolivia.
Desde ayer, Cochabamba, el corazón geográfico de Bolivia, es la sede de la séptima cumbre presidencial de la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA), que finaliza hoy. Ante el crecimiento de candidatos de derecha en las próximas elecciones subcontinentales, el bloque de jefes de Estado de izquierda se reúne para relanzar la ofensiva bolivariana.

Los mandatarios tienen previsto firmar el tratado constitutivo del Sistema Único de Compensaciones Regionales (Sucre), que sustituirá al dólar en el intercambio comercial de estos países. El acuerdo ya fue dado por Brasil y Argentina en su relación comercial bilateral.

El Sucre "es un paso a nuestra soberanía monetaria para liberarnos de la dictadura del dólar, que el imperio yanqui le impuso al mundo", señaló el presidente venezolano Hugo Chávez, poco después de llegar a Cochabamba.

Según el jefe de Estado de Venezuela, la moneda –que aún tendrá carácter virtual y permitirá pagos para el intercambio comercial entre los países–, es "un sistema único de compensación para alejarnos del capitalismo hegemónico en crisis". Y agregó: "Basta de la dictadura del dólar de las transnacionales, el ALBA es un espacio de revolución y liberación, de construcción del socialismo del Siglo XIX". El Sucre sería el primer paso hacia la constitución de una moneda común que, según el presidente boliviano Evo Morales, debería llamarse Pacha, palabra aymara que significa Tierra.

Los nueve países miembros del ALBA buscarán hoy firmar el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP-ALBA), una iniciativa de Bolivia, Venezuela y Cuba creada como alternativa a los Tratados de Libre Comercio (TLC) que impulsan otros países.

A nivel político, se espera una declaración sobre la presencia militar de Estados Unidos en Colombia y acerca de la situación política en Honduras tras el golpe de Estado que destituyó al presidente pro chavista Manuel Zelaya, que en 2008 incorporó a su país al ALBA.

Creada en 2004 por Venezuela y Cuba, el ALBA reúne a nueve países, cuyos presidentes o primeros ministros son de izquierda y críticos de Estados Unidos.

Comentá la nota