El Alba cerró con festejos

El repudio a la dictadura de Honduras, críticas al Premio Nobel de la Paz entregado al estadounidense Barack Obama y propuestas para la declaración de los derechos de la Madre Tierra fueron algunos de los temas que trataron los presidentes.
La Cumbre de Presidentes del la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA) terminó con la firma de un documento de tres capítulos, con 30, 19 y 18 puntos. El repudio a la dictadura de Honduras, críticas al Premio Nobel de la Paz entregado al estadounidense Barack Obama, la creación de entidades "grannacionales" en diversos ámbitos y propuestas para la declaración de los derechos de la Madre Tierra fueron algunos de los temas que trataron los presidentes. El encuentro concluyó con un acto en el estadio Félix Capriles, donde 25 mil personas más los presidentes se manifestaron por la independencia definitiva de la región, aspiraron a conformar un ALBA con los 33 países desde México hasta Argentina y saludaron la posible reelección del presidente Evo Morales.

"Tenemos que implementar en nuestros pueblos el socialismo", pidió Morales durante la reunión de presidentes, bajo el supuesto de que los pueblos indígenas de América latina lo habrían aplicado desde antes de la llegada de Cristóbal Colón. La reunión de jefes de Estado de nueve países estuvo marcada por discursos críticos a las intervenciones históricas de Estados Unidos y otras potencias en el continente.

"Obama apoya el golpe de Estado en Honduras con doble cara. No se ha atrevido a condenar el golpe, el Departamento de Estado y los militares yanquis se sienten a sus anchas en Honduras. Cuando derrocaron a Mel Zelaya, lo llevaron a la base norteamericana de Palmerola y desde ahí lo sacaron del país. ¿Qué más quieres como prueba? Hay dos Obamas. Tiene un conflicto muy grande el presidente de EE.UU. A ver cuál de los dos Obamas gana", dijo Chávez a Página/12 al finalizar el encuentro.

Una periodista local le preguntó si pensaba financiar la campaña presidencial de Morales, que posiblemente será reelecto el 6 de diciembre. "Es una pregunta inmoral", replicó el venezolano. "Pero no es tu culpa, tu jefe te manda que preguntes eso. Dile a tu jefe que debe apoyar a Evo, porque detrás de él está la salvación de tu pueblo". Un comunicador francés le preguntó sobre su relación con Irán, cuestionado por algunos países que temen pueda desarrollar bombas atómicas. "¿Por qué no criticas a tu gobierno y a los países que tienen la bomba atómica? Irán tiene derecho a enriquecer uranio, porque el uranio se usa para muchas otras cosas aparte de las bombas. En lo que refiere a Venezuela, nunca hará la bomba atómica. Quienes dicen eso son los países infames que tienen la bomba".

En el estadio, Morales dijo:

"EE.UU. propone desde los años ’90 el ALCA, Acuerdo de Libre Comercio para las Américas. Pero ¿cómo puede haber acuerdo de libre comercio para los pequeños y grandes empresarios bolivianos? ¿Cómo podrían competir con las grandes transnacionales de EE.UU. y el mundo?", y destacó que en dos días de negocios de empresarios boliviarianos según los parámetros del "comercio justo" se hicieron transacciones por más de 120 millones de dólares.

"Al presidente de EE.UU., Nobel de la Paz, quiero decirle que para justificar o dignificar su premio tiene tres tareas: levantar el bloqueo a Cuba; retirar las tropas de EE.UU. de Afganistán e Irak y cerrar sus bases militares que tiene en el mundo; y mañana mismo tiene que devolver la democracia a Honduras", dijo Morales.

"Al Premio Nobel de la Paz hay que recordarle que está abriendo siete bases en Colombia", comentó durante el encuentro Chávez, quien definió al país gobernado por Alvaro Uribe como "la Israel de América latina".

Los presidentes se reunieron en el hotel Cochabamba, en un rectángulo de mesas que llevaban en el centro la leyenda "Coca no es cocaína", escrita sobre un colchón de la hoja sagrada para varias culturas indígenas.

El primero de los puntos suscritos por los presidentes critica al modelo de producción vigente. "Por su esencia, el capitalismo y su máxima expresión, el imperialismo, están destruyendo la propia existencia de la humanidad y nuestra Madre Tierra. La crisis económica global, la crisis del cambio climático, la crisis alimentaria, y la crisis energética son de carácter estructural y se deben, fundamentalmente, a patrones de producción, distribución y consumo insostenibles, a la concentración y acumulación del capital en pocas manos, al saqueo permanente e indiscriminado de los recursos naturales, a la mercantilización de la vida y a la especulación a todos los niveles para beneficio de unos pocos.

Bolivia, Cuba, Ecuador, Honduras, Antigua y Barbuda, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas, Venezuela y Dominica sellaron varios acuerdos para la confirmación de entidades grannacionales que trabajarán en energía, comunicaciones, alimentos y salud, entre otros.

También exigieron el regreso de Zelaya a la presidencia. Alertaron que, de lo contrario, el conflicto en América central podría agravarse. "La resistencia hondureña está viniendo y buscando armas. Están buscando campos de entrenamiento en Nicaragua, Guatemala y El Salvador. Es muy preocupante, tienen que saberlo", dijo el nicaragüense Daniel Ortega a sus cofrades.

Comentá la nota