Alarmantes pronósticos de la OCDE y el BM

LONDRES.- Horas antes del inicio de la cumbre del G-20, la OCDE y el Banco Mundial parecieron redoblar ayer la presión sobre los mandatarios que asistirán al encuentro al difundir alarmantes pronósticos sobre la economía mundial.
"La economía mundial está en medio de la recesión más profunda y sincronizada de nuestras vidas, causada por una crisis financiera mundial y agravada por un colapso del comercio mundial", indicó Klaus Schmidt-Hebbel, economista jefe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que agrupa a los países más desarrollados del planeta.

El informe de la entidad vaticina que habrá una "hemorragia económica": la economía de los 30 países de la OCDE caerá un 4,3% este año. Además, se prevé un desplome del comercio internacional en un 13% este año y una caída del 2,7% de la actividad económica mundial.

A su vez, el PBI de Estados Unidos declinará un 4% este año; el de la eurozona, un 4,1%, y el de Japón, un 6,6%. "Las grandes economías emergentes sufrirán también contracciones abruptas", dice el informe.

La entidad exhorta a los gobiernos a aumentar el gasto para contener la recesión, en un guiño a los polémicos planes de estímulo lanzados por la Casa Blanca, que han sido rechazados por varios países europeos, como Francia y Alemania.

Según la OCDE, habrá un desempleo del 11,9% en la eurozona en el cuarto trimestre de 2010 y del 10,5% en Estados Unidos en el mismo período.

El documento sostiene que China, principal impulsor del crecimiento asiático en la década pasada, crecerá un 7% este año, bastante por debajo de la meta de Pekín de 8%, considerada el mínimo requerido para impedir el desempleo masivo.

La OCDE no espera un comienzo de la recuperación hasta mediados de 2010, pero considera que la economía estadounidense emergerá de su recesión antes que otras, siempre y cuando resulten efectivos sus paquetes de estímulo económico.

Por su parte, el BM afirmó que habrá un declive "sin precedente" en la riqueza económica y el comercio este año por primera vez desde la Segunda Guerra, y advirtió que el crecimiento también se desacelerará fuertemente en el mundo en desarrollo.

El BM indicó que la economía mundial se contraerá un 1,7% en 2009. El presidente del BM, Robert Zoellick, pidió ayer respaldo para crear un fondo de 50.000 millones de dólares para beneficiar a los países más pobres del mundo.

"El apoyo del G-20 nos ayudará a ganar más impulso", indicó, con la expectativa puesta en la cumbre.

Comentá la nota