Alarmante pronóstico de la OMS

El mal afectaría a un tercio de la humanidad
GINEBRA.- En la misma jornada en la que la situación parecía normalizarse en México, tras la finalización de un asueto sanitario de cinco días por la gripe porcina, la Organización Mundial de la Salud (OMS) volvió ayer a encender las luces de alarma al afirmar que uno de cada tres pobladores del mundo podría contagiarse el virus.

El sombrío vaticinio coincidió con la aparición de un caso en la Argentina (ver aparte) y cuatro casos del virus de influenza a (H1N1) en Brasil, todos contraídos en el exterior. Dos de los casos son del estado de San Pablo; otro, del estado de Río de Janeiro, y el restante, en Minas Gerais. También se registró un inquietante aumento de los casos confirmados en Estados Unidos.

"Si se tienen en cuenta las pandemias del pasado, una estimación razonable sería considerar que una tercera parte de la población se verá contaminada", dijo ayer el director general adjunto de la OMS, Keiji Fukuda, y afirmó que tal evolución podría darse "en varios meses".

"Desde una perspectiva global, sigue habiendo un número significativo de personas que podrían contraer neumonía, requerir pulmotores y que podrían morir", agregó.

Según el funcionario, unos 2000 millones de personas de los 6000 millones que residen actualmente en el planeta podrían quedar infectadas si la situación actual deriva en una pandemia. Pero, al mismo tiempo, admitió que es imposible determinar si la pandemia de gripe porcina tendrá lugar y si, en ese caso, será leve o muy grave. La peor epidemia de influenza del siglo XX, la llamada "gripe española", mató a unos 40 millones de personas en el mundo, en 1918 y en 1919.

El nivel de emergencia sanitaria global se mantiene en 5 (de un máximo de 6), lo que implica que el mundo está a las puertas de una pandemia.

Los casos confirmados en Estados Unidos ascendían ayer a 896 en 41 estados, lo que supuso un incremento del 40% de los 642 casos contabilizados anteayer. Dos personas murieron en ese país por el mal: un niño mexicano de dos años y una maestra, ambos en el estado de Texas.

En México, el país con más casos (1204 y 44 muertos), las escuelas de enseñanza media y universidades abrieron sus puertas tras una suspensión de dos semanas. Todos los estudiantes fueron examinados para revisar si tenían síntomas de gripe porcina y algunos fueron devueltos a sus casas.

Comentá la nota