Alarmante avance del narcotráfico en América Latina

Un informe internacional revela la suba tanto del consumo como del contrabando de drogas, dando lugar al financiamiento de grupos terroristas que ponen en peligro la estabilidad política de la región
El último resumen de la lucha contra el narcotráfico internacional evidenció un mayor consumo de cocaína de origen boliviano en la Argentina, Uruguay, Chile y Brasil, vinculado con una menor aplicación de las leyes antinarcóticos entre los países miembros de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

La agrupación surgió como "un proyecto de colaboración y complementación política, social y económica entre países de América Latina y el Caribe", promovida inicialmente por Cuba y Venezuela como contrapartida del Área de Libre Comercio de las Américas.

Según denuncia el informe, el actual gobierno boliviano es el gran responsable "al adoptar una política que le permite prosperar a los narcotraficantes", situación que avanza en países como Ecuador, donde la falta de una aplicación de las normas aceleran el riesgo general.

Otros países sufren una situación todavía peor porque allí el negocio de la droga está directamente vinculado a grupos terroristas como Sendero Luminoso (Perú) o las FARC (Colombia, Panamá y Venezuela).

Venezuela, además de servir como refugio para terroristas, es uno de los "bastiones del contrabando de estupefacientes", según el informe. Como contrapartida, en Colombia destacan "la ley y el orden contra los intentos de los cárteles mexicanos que avanzan cada vez más al sur", hasta llegar a ese país.

Los cárteles mexicanos son una amenaza para varios países. Por ejemplo, en Panamá, Guatemala y Costa Rica funcionan como factores desestabilizadores en Estados que lograron recuperarse de múltiples contiendas civiles.

Por último, la peor parte del informe señala a México como el gran responsable y menciona que el gobierno de ese país "no sólo no logró frenar el narcotráfico sino que, por el contrario, agravó la situación", aunque destaca el esfuerzo "por poner coto a la violencia, un curso de acción necesario".

Comentá la nota