Alarma en el sector comercial por el tarifazo eléctrico

Desde el empresariado señalaron que tendrán grandes dificultades para afrontar el aumento en las boletas y advirtieron que la medida podría agravar la crisis que afecta al sector fruto de la recesión.

El impacto por el descomunal incremento en el servicio de electricidad, como consecuencia de la decisión nacional de eliminar los subsidios a las generadoras y que beneficiaban a los sectores de mayor consumo, apenas comienza a asomar.

Uno de los sectores que podría resultar sumamente perjudicado por el tarifazo es el del comercio, cuyo nivel de consumo supera con creces al de los usuarios residenciales. Máxime teniendo en cuenta que la actividad que ya viene siendo golpeada por la recesión derivada de la crisis financiera internacional.

Al respecto, el titular de la Federación Económica de Tucumán (FET), Raúl Robín, admitió que observan "con gran preocupación" las posibles consecuencias de este aumento, con porcentajes que rondan entre un 100 y un 400 por ciento, según el consumo.

En diálogo con EL SIGLO el empresario advirtió que "el comercio tendrá grandes dificultades para afrontar el costo de este incremento tarifario; máxime teniendo en cuenta que hay empresas que están en crisis por la caída en las ventas".

A propósito, Robín recordó que "el comercio tuvo un buen fin de año, debido a la inyección de fondos que hubo en la provincia, aunque tras las fiestas comenzó a sentirse una pronunciada baja en las ventas. Por eso, entendemos que este tarifazo llega en un momento inoportuno", se quejó el dirigente.

El titular de la FET recordó que este fuerte aumento en las facturas de la luz "tiene dos componentes. Por un lado -precisó- está el pago retroactivo a mayo de 2008 de la suba del 12 por ciento autorizada a fin de 2008; y, por otro, la decisión de la Nación de subir fuertemente la tarifa eléctrica quitando los subsidios a las generadoras, lo cual afectará de manera directa a los sectores de mayor consumo".

Sobre este último aspecto, Robín aseguró que "el mayor peso de esta medida, lamentablemente, lo absorberán el comercio y la industria, porque son los sectores de mayor consumo".

Impacto negativo

Según consideró el representante de los empresarios, "en momentos de crisis, estas medidas impactan negativamente en la sociedad, sobre todo en el sector empresario, que ya tiene problemas por la caída en las ventas fruto de la recesión".

Además, lamentó que "en un momento donde todos los países están buscando bajar los costos de servicios y los impuestos para fortalecer el consumo y reflotar la producción y el comercio, en Argentina se esté priorizando, otra vez, al sector público por sobre la actividad productiva en su conjunto". Frente a esta situación, el titular de la FET dijo que desde la entidad proponen "un grado de razonabilidad en la toma de decisiones de parte de los poderes del Estado, teniendo presente que la caída en el nivel de actividad comercial provocará una profundización de la crisis. Subir impuestos y tarifas en tiempos de recesión y caída de la actividad comercial y productiva como los que vivimos, estas son medidas contraproducentes, porque atentan contra la producción", sentenció.

Por otro lado, Robín aclaró que "las fuentes de empleo en el sector, más que con este incremento tarifario, siguen corriendo cierto riesgo como consecuencia de la crisis, en general "

Finalmente, el presidente de la FET informó que hoy mantendrán una nueva reunión (la primera fue el viernes pasado) con el defensor del pueblo, Jorge García Mena, a los efectos de analizar los pasos a seguir frente al gran aumento en el costo del servicio de electricidad.

"Una barbaridad"

Por su parte, Guillermo Saccomani, titular de la Cámara que representa a los pequeños y medianos supermercados de Tucumán, reconoció que "este tarifazo, cuyo impacto recién se notará con fuerza en febrero, cuando venzan las facturas, será difícil de afrontar y tendrá una gran incidencia en el sector comercial".

El comerciante aseguró que "es una barbaridad que de un mes para otro se establezcan subas en la electricidad que rondarán entre un 100 y un 400 por ciento. Cuando estábamos esperanzados con las medidas que se anunciaron para enfrentar la crisis, aparece esta medida, que nos cambió el panorama", lamentó Saccomani.

Además, el empresario recordó que "las ventas cayeron de manera drástica tras las fiestas de fin de año y la gente dejó de consumir. Ahora, con este aumento, realmente se hará cuesta arriba para el sector comercial", advirtió.

Por último, el titular de la Cámara de Supermercadistas de Tucumán consideró que "con los grandes aumentos en los costos de los servicios, como este de la luz, desde el Estado hay que buscar algún tipo de medida paliativa para que las medianas y pequeñas empresas puedan absorber su impacto, debido a que su capacidad de pago está muy disminuida".

Resignación industrial

El presidente de la Unión Industrial de Tucumán, Fernando Allena, recordó, con un dejo de resignación, que el sector "ya viene sufriendo fuertes cargas en el costo del servicio eléctrico desde mucho antes de este último aumento".

El dirigente explicó que "como la industria necesita más energía de la que hay en el mercado interno, desde hace un tiempo se ve obligada a salir a contratar el servicio en el marco del Programa Energía Plus, que tiene condiciones particulares, donde hay que negociar precios con las generadoras y, en definitiva, a un costo mayor. Por eso, entendemos que el impacto será más fuerte en el sector domiciliario y comercial, que es el que se veía siendo subsidiado por el Gobierno nacional", acotó.

A su turno, el titular del Centro Azucarero Regional Tucumán (CART), Julio Colombres, dijo que "este incremento en el servicio eléctrico no debería tener impacto en la actividad".

En este sentido, recordó que la mayoría de los ingenios tucumanos genera su propia energía, e incluso algunos la venden, durante la época de zafra, que es el momento más crítico".

Comentá la nota