Alarma e incertidumbre por el destino local de Aerolíneas

La incertidumbre ante la posibilidad de que Aerolíneas deje de volar desde el aeropuerto de Fisherton alarmó al sector turístico que intenta posicionar a la ciudad como sede de eventos.
"Sería un golpe fatal para la actividad: traccionar ferias o congresos internacionales a Rosario requiere cada vez de mayor conectividad aérea", afirmó ayer el titular de Bureau Rosario, Raúl Bianchi, convencido de que si se decidiera suspender esos vuelos sería "tremendamente perjudicial y un nuevo paso atrás". En el Ente Turístico Rosario (Etur) también hubo preocupación. "Sería una desvalorización para la ciudad que afectaría muchísimo", dijo la coordinadora, Adriana Giromini.

En una de las empresas mayoristas que más se mueve por el turismo receptivo local, Lapataia, interpretaron que nuevamente "juega en contra de la ciudad su cercanía con Buenos Aires".

La paradoja es que, mientras el esfuerzo local apunta a sumar más vuelos e incluso ganar alguno de Aerolíneas directo desde Ezeiza (para alentar a los extranjeros a tomar a Rosario como "base"), circulan rumores de que la compañía podría suspender al menos por un tiempo la escala de Fisherton desde Aeroparque a partir de octubre.

El Bureau Rosario es una entidad que nuclea a los sectores interesados en posicionar a la ciudad como sede de convenciones y ferias, viajes de incentivo, negocios y destino de recreación. De ella participan representantes del aeropuerto y la terminal de ómnibus, hoteles, agencias de viaje y de publicidad, la Bolsa de Comercio, museos, salas de eventos y muchas otras instituciones.

Por eso la voz de su titular fue una de las que más se escuchó. "Los eventos que más posibilidad tenemos de traccionar hacia Rosario son los internacionales, que ya responden muy bien a la gestión que se viene haciendo, pero obviamente eso requiere cada vez de mayor conectividad aérea", sostuvo Bianchi.

Hasta ahora, quienes llegan del exterior a Ezeiza deben trasladarse a Aeroparque para volar a Rosario, una solución que "emparcha y suma costos y tiempos complicando la ecuación económica", explicó.

Bianchi definió como "incomprensible" que, con tanta mejora en la infraestructura aeroportuaria local, no se logren sumar vuelos y hasta se baraje la posibilidad de que se resten. Por eso la coordinadora del Etur insistió con que Aerolíneas no sólo debería mantener sus vuelos a Aeroparque, sino sumar los largamente reclamados a Ezeiza o incluso directos desde el exterior.

Preocupante

"Preocupa que la aerolínea de bandera, en lugar de expandirse, cierre destinos", dijo el senador Rubén Giustiniani.

Comentá la nota