Alarma por la caída de la producción.

Pequeñas empresas de Cutral Co y Plaza Huincul pidieron a la Provincia que interceda ante las productoras para que mantengan el nivel de actividad.

El Gobierno se comprometió a hacer gestiones ante YPF. La caída de la demanda de crudo provoca que los depósitos estén colmados y se deba bajar la producción.

Neuquén > La crisis financiera internacional está mostrando sus dientes en la región, y repercute en la principal actividad de la provincia: la explotación de los hidrocarburos.

Por eso, representantes de las pequeñas empresas de la comarca petrolera se reunieron el jueves con autoridades provinciales, preocupados por la retracción de la actividad.

Ante la caída de los precios internacionales del crudo, y la baja de la demanda en el mercado interno, los stocks de petróleo están al máximo, por lo cual podrían empezar a cerrarse pozos para disminuir la producción, ya que los depósitos de crudo están casi llenos.

El subsecretario de Hidrocarburos de la provincia, Héctor Mendiberri, recibió a los representantes de la Cámara Empresarial, Industrial, Petrolera y Afines (CEIPA), quienes reclamaron la intervención del Gobierno provincial ante las empresas productoras.

Mientras que el secretario de Recursos Naturales, Guillermo Coco, hizo lo propio con el intendente de Plaza Huincul Alberto Crespo, por la misma inquietud.

Mendiberri dijo que la Provincia gestionará un encuentro con YPF -una de las principales contratistas del sector- para lograr que «a mismas condiciones de calidad y precio, se priorice la mano de obra neuquina».

El Gobierno también quiere conocer si YPF mantendrá su plan de inversiones para este año en Neuquén, tal como ratificaron días atrás las máximas autoridades en España ante la presidenta Cristina Kirchner.

El funcionario dijo que el escenario es «preocupante», y explicó que «la situación está afectando el precio del petróleo de referencia local, y hay menos consumo en productos refinados».

Indicó que las pequeñas y medianas empresas de servicios petroleros, como es el caso de las de Cutral Co y Plaza Huincul, son las más vulnerables de la industria, y por tal motivo «nos hemos puesto a disposición de CEIPA para volver a reunirnos, y a partir de ahí ver cómo se desarrollan los hechos».

Mendiberri explicó que este tipo de firmas no pueden absorber los costos de estar mucho tiempo sin trabajar, pagando salarios sin generar ingresos.

Un relevamiento realizado por CEIPA determinó que unas dos mil personas se encuentran empleadas por las empresas de servicio. De ellas, unas 600 se encuentran en peligro de potencial despido, denunciaron los empresarios.

Otro de los temas que preocupa a la administración provincial es el precio sobre el cual se liquidan las regalías. En enero la gran mayoría de las petroleras lo hicieron sobre un valor de 47 dólares el barril. Pero aún no ingresaron los fondos de febrero, y es de esperar que algunas firmas las liquiden por debajo.

Sucede que el precio internacional del crudo está por debajo de los 47 dólares. El viernes cerró a 37,5 dólares. Las refinerías quieren pagar ese valor por el petróleo y no el de referencia para la Argentina. Si ello sucede, los ingresos de Neuquén mermarían considerablemente.

Por eso, la Provincia mantiene conversaciones en la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (OFEPHI) para llevar adelante gestiones para que la Nación mantenga el precio en 47 dólares el barril.

Comentá la nota