Alarcón: "Retenciones no es un tema que hoy se pueda poner sobre la mesa"

La ex dirigente ruralista defendía hasta días atrás las posturas del campo.
Aunque no tenía claro si las cuestiones formales le permitirán asumir hoy la flamante Secretaría de Integración nacional, María del Carmen Alarcón, la férrea defensora de los reclamos del campo que decidió sumarse al Gobierno nacional, ya comenzó la ronda de consultas con productores.

El discurso que ofrecerá en el inicio de su gestión no parece ser muy halagador para la gente del campo. "Las retenciones hay que ponerlas bajo un paraguas, no es un tema que se pueda poner sobre la mesa en este momento. Es un tema de debate profundo, no es algo que se pueda discutir esta semana", advirtió a Clarín la flamante funcionaria K.

Aunque la líder de Pampa Sur adhiere a la idea de que las retenciones no deben convertirse en una "herramienta fiscal para un modelo económico", una idea que parece contraponerse a la postura oficialista, opinó que un tratamiento inmediato "no resolverá el conflicto con el campo". En lo inmediato, aseguró, "los productores tienen que resolver qué sembrar, el financiamiento o el tema de la carne."

Alarcón se despidió ayer de la secretaría Regional que ocupaba en el Gobierno socialista de Santa Fe con un telegrama frío, sin mayores explicaciones aunque con un agradecimiento por la confianza que depositaron en ella.

Pasadas las 10 recibieron en la Casa Gris la renuncia formal. Ya desde hacía un par de horas la ahora funcionaria kirchnerista había iniciado la ronda de entrevistas en las que rechazaba el mote de "traidora" que le colgaron desde algunos sectores del agro, el mismo que defendió con ímpetu en el último año y medio.

En su nueva función tendrá a cargo la articulación de soluciones para los sectores productivos, según explicó a este diario.

"Ahora estaré abocada al conflicto agropecuario, buscando solucionar temas concretos --apuntó--. Ya empecé a hablar con productores para ver qué temas requieren solución más urgente".

En el discurso de Alarcón parece haber quedado muy lejos aquel 16 de mayo de 2006, cuando el kirchnerismo la desplazó de la Comisión de Agricultura por su postura, precisamente, contra la suba de las retenciones.

En la administración socialista rumiaban cierta bronca por el episodio. Los hombres más cercanos al gobernador Hermes Binner juran que se enteraron de la posibilidad de que se concretara el salto de la funcionaria por los diarios y que jamás fueron consultados por Alarcón sobre la conveniencia de presentar un proyecto de trabajo al Gobierno nacional.

Quizás para no quedar atrapados en la misma dinámica del conflicto que protagonizaron Carlos Reutemann y Roxana Latorre en las últimas semanas, en el socialismo evitaron el tono confrontativo. Elogiaron los conocimientos agropecuarios de la líder de Pampa Sur, aunque expresaron dudas sobre el espacio con el que contará para aplicarlos.

Descartaron, en cambio, haber cerrado acuerdos con el Gobierno K por este tema. "Descártelo de plano", aseguró a Clarín el ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Antonio Bonfatti, el funcionario al que reportaba Alarcón.

Comentá la nota