Alarcón: "No entiendo el discurso de la Mesa de Enlace"

María del Carmen Alarcón lleva casi cuatro meses al frente de la Secretaría de Integración, un organismo que depende de la jefatura de Gabinete y que según su responsable articula "todas las áreas de competencia con la cadena productiva". Su designación en un cargo ejecutivo dio tela que cortar, pues se había ido del Gobierno en 2007 cuando fue apartada de la Comisión de Agricultura de Diputados por su posición cercana a los productores y regresó este año de la mano de Aníbal Fernández. Paso previo formó parte del gabinete del gobernador santafesino Hermes Binner.
Con su nombramiento se esperaba una suerte de mediación en el tironeo permanente entre el Campo y el Gobierno. Pero en el presente, la cofundadora del Grupo Pampa Sur, se mostró más cercana a las soluciones concretas desde la gestión administrativa que a los reclamos actuales del agro. "El trato con la Mesa de Enlace no pertenece a nuestra área de acción", afirmó en diálogo con ámbito.com. A su vez criticó el "golpismo de (Hugo) Biolcati" y dijo no entender el discurso actual de las entidades agropecuarias.

En la charla, Alarcón fue crítica al concepto de política agropecuaria por considerarla parte "un discurso de campaña", al tiempo que reclamó a las entidades a que vuelvan "a encasillarse en su rol". También abogó por restablecer la confianza en el sector agropecuario y se expresó esperanzada con la llegada de los agrodiputados al Congreso.

Periodista: ¿Desde que asumió tuvo alguna participación en las negociaciones entre el Gobierno y el campo?

María del Carmen Alarcón: En el conflicto del campo propiamente dicho yo fui actora directa desde la política. En esta etapa entendemos que el conflicto y la confrontación por sí misma es un estilo del que tenemos que salirnos absolutamente. Viendo la actitud diferente que me mostró y después me demostró con los hechos la Presidenta, indudablemente estamos en una composición que tiene mucho que ver con la creación de esta Secretaría. Aquí recibimos muchísima demanda de los actores de la cadena productiva que son problemas de coyuntura, hablo del productor agropecuario, del pequeño y del mediano empresario o asociaciones de sectores de cualquier lado de la Argentina.

P: ¿Qué objetivos persigue la Secretaría?

M.C.A.: En el largo plazo queremos que nuestra gestión permita mejorar la articulación y agilidad del Estado. Que ello permita llevar adelante una política de repoblación en la Argentina porque resolviendo los problemas puntuales del interior se resuelven sus necesidades generales. Necesitamos que el productor obtenga renta en su lugar y que de allí forme una cadena que llevará a la industrialización de su producto.

P: ¿Se esta pensando en una nueva política agropecuaria?

M.C.A.: Soy escéptica a hablar de "la política agropecuaria", esto lo discutí mucho también estando en el conflicto del campo. Argentina pasó de 30 millones de toneladas de cereales a 100 millones sin política agropecuaria, digo una habla en términos generales pero lo que se debe hablar es de decisiones políticas concretas que sean de lago plazo, que restablezcan una estabilidad y una confianza. El abrupto corte de lo que se estaba haciendo (se refiere a la polémica resolución 125) produjo toda aquella confrontación pero también llevó a desestabilizar la confianza. No hay que hablar de la política agropecuaria, sino hablar de temas concretos: como por ejemplo, vamos a retener vientres; cuál es el incentivo concreto que tiene el productor para retener vientres.

P: ¿Y cómo se articulan esas políticas desde el Estado?

M.C.A.: Nosotros entendemos que tiene que entrar por el lado tributario, hemos tenido ministros de Economía en este país con los que no se podía hablar de este tema. Pero hoy lo estamos haciendo, no podíamos hablar de retención agropecuaria y hoy se debate sobre de retenciones al trigo y al maíz. Antes de llegar a este Gobierno eran cosas que desde afuera era impensado dialogar.

P: En el nuevo Congreso, la Comisión de Agricultura será presidida por alguien del sector y la oposición anticipó que buscarán derogar las retenciones. ¿Qué opinión le merece?

M.C.A.: A mí me parece muy bueno y me da esperanzas que la oposición pueda tener responsabilidades ciertas, porque a veces el discurso de campaña queda vacío si no esta delegado en una función de responsabilidad específica. La oposición saldrá del discurso y va a asumir una responsabilidad política enorme en el Congreso. Habrá mayoría en muchas de las comisiones y tendrán muchas presidencias. Por eso creo y confío en los 11 legisladores que son idóneos, porque no son de partidos políticos sino que son productores que tienen conciencia de lo que estamos hablando. Cuando uno llega a los cargos públicos puede cambiar el rol del discurso y el rol de la campaña porque aparece la responsabilidad de legislar para todos.

P: ¿Eso lo rescata de su experiencia como legisladora?

M.C.A.: Cuado uno llega al recinto se enfrenta con el tema de los recursos pero también a la demanda diaria de la gente. Hoy hablar de 35% de retención de soja no es el problema. Por supuesto que quisiéramos tener una herramienta fiscal distinta, esa es una discusión; como habría que discutir otros temas como el IVA. Pero hoy la coyuntura, la demanda del productor no es el 35% de retención de la soja, es tener un crédito, un financiamiento, que le permita reinvertir para comprar una maquinas, para resarcir en su campo al silo, para tener los insumos necesarios, para restablecer su rodeo ganadero. Hay que tener todo a la vista en la mesa y con mucha responsabilidad porque no son temas nuevos, cuando yo era diputada nacional y el ministro era Lavagna, trajimos u$s 150 millones para sacar las retenciones, que no representaba ningún impacto fiscal, y sin embargo no se hizo. Son viejos temas que los tenemos que plantear porque creo que hay una actitud para poder hacerlo.

P: ¿Cuál cree que es el reclamo actual de la Mesa de Enlace?

M.C.A.: La verdad que no sé que está pidiendo la mesa en enlace, no entiendo su discurso. Más allá del golpismo de Biolcati que me parece de una irresponsabilidad dirigencial porque la Argentina tiene un decrecimiento dirigencial ponderable en todos los niveles. Espero que este decrecimiento no nos lleve a llegar a otras épocas como lo ha expresado Biolcati. Pero no entiendo el discurso de la mesa de enlace.

P: ¿Tiene contacto con ellos?

M.C.A.: La verdad que no he hablado porque no me compete a mí como área de Gobierno articular con la mesa de enlace, le compete al ministro (de Agricultura, Julían) Domínguez, pero no tengo problemas de hablar con cada uno de ellos, siempre he tenido diálogo con todos, menos con Buzzi. Pero no les entiendo cuales son sus temas concretos, los discursos de ellos son muy generales, hablan de la ley de radiodifusión, de la inseguridad. Si cada uno de los dirigentes ocupamos la responsabilidad y el rol que nos compete podríamos ir un poco mejor. La mesa de enlace tiene que volver a encasillarse en el rol que le compete, que son dirigentes de sector agropecuario.

P: ¿Cómo enlaza su militancia en Pampa Sur con su cargo ejecutivo?

M.C.A.: Perseguimos los mismos objetivos desde este lugar y desde Pampa Sur. Nosotros siempre hablamos de una política de Estado a largo plazo y de una integración nacional. Pensamos que en la Argentina era posible pese al costo político que le significó al grupo que yo asumiera cuando el Ejecutivo en la actualidad no tiene alta popularidad. Yo me fui cuando Néstor Kirchner tenía 70 puntos de imagen positiva en mi provincia y vengo a este Gobierno cuando la aceptación es baja. No estamos buscando la fama en este cargo, sino la responsabilidad publica.

P: ¿Cree que va a poder lograr algunos de los objetivos?

M.C.A: Ya fuimos logrando objetivos concretos. Es una actitud de ida y de vuelta, es la actitud de la Presidenta y la nuestra de tomar este lugar. El ministerio de la Agricultura y Ganadería es un anhelo viejísimo, fue uno de mis primeros proyectos en la Cámara de Diputados. También lo es hablar de la política tributaria, como las retenciones, de impuestos para el que productor puede resarcirse económicamente, de construir la infraestructura faltante. En realidad no vamos a poder lograr el máximo de las aspiraciones pero como dice un autor conocido "si esto va a costar mucho, mejor empezarlo antes".

Comentá la nota