Ajuste en Mercedes Benz: en un año, 600 operarios menos

Casi 600 operarios de Mercedes Benz se fueron de la empresa en los últimos 12 meses, con lo cual la dotación de la filial de la automotriz alemana quedó reducida de 2.300 personas a fines de 2008 a poco más de 1.700 en la actualidad.
Sólo 900 de los operarios están trabajando y los 600 restantes permanecen suspendido hasta diciembre de 2010, según acordó hace dos meses la compañía con el Sindicato de Mecánicos (Smata). Otras 200 personas, aproximadamente, componen el plantel de empleados administrativos.

La lista de retiros voluntarios se abrió en octubre de 2008 y sigue vigente, según confirmó Gustavo Martínez, director de Relaciones Institucionales de la empresa.

"Tenemos expectativas de que la situación mejore en el corto plazo, lo suficiente como para poder volver a producir a un turno y medio y así poder levantar las suspensiones", dijo Martínez a Clarín. "Lo que ya no esperamos es que las cosas mejoren tanto como para volver a un sistema de tres turnos, como el que tuvimos en 2008".

Gremialistas y voceros de la empresa coincidieron en que sobre una reducción de casi 600 personas, unas 100 corresponden a jubilaciones anticipadas de operarios cuya edad ronda los 60 años y los otros casi 500 retiros fueron en su mayor parte de los empleados con menos antigüedad.

"Son chicos que en algunos casos ya consiguieron trabajo en otras empresas como Gestamp, Faurecia o General Motors. O que montaron su propio taller de pintura gracias a la indemnización", afirmó Ricardo Pignanelli, secretario gremial del Smata. "A la vez, obtuvimos de la empresa que las suspensiones que vencían a fines de diciembre pasado sean prorrogadas hasta fines de 2010".

Hasta agosto, las suspensiones habían sido rotativas e involucraban a la totalidad del personal. Ahora afecta en forma directa a 600 operarios, quienes perciben el 70% de su salario.

El 90% de la producción de Mercedes Benz en su planta de Virrey del Pino -partido de La Matanza-, corresponde a los utilitarios Sprinter y NCV3. Este último es un utilitario que se fabrica en la Argentina por encargo de la casa matriz de Mercedes, en Alemania y que no se vende en el mercado local: toda la producción, que hacia mediados de 2008 representaba casi el 50% de la fabricación total, se exporta a Alemania y otros países de Europa. Fue la producción de este vehículo la que cayó casi en su totalidad a fines del año pasado. Mientras otras automotrices locales repuntaron gracias a los pedidos de Brasil, Mercedes casi no recibe pedidos desde Alemania desde hace más de un año. "En los últimos 15 días nos llegó un pedido de 600 unidades, pero todavía es prematuro verlo como una demanda permanente", agregó Martínez.

Comentá la nota