El ajuste de la construcción golpea a Santa Fe

La actividad inmobiliaria sigue mostrando los efectos de una relación que está resentida, aquella que muestra a una demanda que busca precios más bajos y una oferta que no está dispuesta a convalidar ese requerimiento.
El resultado: un mercado que ajustó por cantidad y provocó que en el primer semestre del año el volumen de operaciones cayera un 38 por ciento respecto del mismo período de 2008.

Los números son el reflejo del último informe del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (Ieric) correspondiente al período junio-julio de este año, el cual revela que "la generación de nuevos proyectos inmobiliarios continúa sin repuntar" tanto en los 42 municipios relevados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) como en la ciudad de Buenos Aires —el mayor mercado del país—, donde la superficie permisada cayó en junio respecto del mismo mes del año pasado".

Por caso, en el total de los distritos relevados los permisos de construcción cayeron un 7,4 por ciento, pero la retracción fue sustancialmente mayor en ciudad de Buenos Aires, con un retroceso del 32,1 por ciento. En el desagregado, Santa Fe es una de las jurisdicciones que experimenta más caída, con un nivel de baja del 26,1 por ciento.

Esta contracción no sólo obedece a fenómenos externos y previsibles como la crisis internacional o el conflicto con el campo, que actuaron como un efecto paralizador de la actividad, sino además por la propia dinámica del mercado, que sigue mostrando precios firmes y una reducción en la generación de nuevos proyectos.

Según el informe de Ieric, "los precios del metro cuadrado a estrenar continúa evidenciando importantes incrementos interanuales en algunas de las principales ciudades del país, que responden a un traslado al precio de la suba de los costos".

Máximos y mínimos

Este fenómeno se hizo más evidente en los niveles de precios mínimos que en los máximos, en función de que los primeros son los que tienen menos margen para absorberlos, explica el estudio.

Por ejemplo, en Rosario el metro cuadrado cotizaba en un mínimo de 750 dólares y un máximo de 1.100 dólares en julio de 2008 y subió al rango de 1.000/1.400 dólares en el mismo mes de este año.

Frente a ese escenario, "se resintió la cantidad de operaciones y el mercado, al no ajustar por precio lo hizo por cantidad", apunta el informe del Ieric, debido a que "la demanda no está dispuesta a convalidar los valores del mercado", pero tampoco la oferta a negociar precios a la baja.

Esta retracción, a su vez, afectó la generación de proyectos nuevos, "ya que los inversores en términos generales no han estado urgidos por liquidar inmuebles", agrega.

Ieric pronostica, que "los valores de los metros cuadrados a estrenar tiendan a subir menos a medida que avance el año" y que "producto del estancamiento del mercado inmobiliario los factores de negociación de precios continúen en los carriles actuales". De este modo, "no se espera una aceleración en el ritmo de aumento de prcios para los próximos meses", vaticinan.

Aunque el parate de la actividad no es un fenómeno que beneficie a la economía, los que salieron más aliviados frente a esta situación es el segmento de los inquilinos. Según el informe de Ieric, los valores de los alquileres desaceleraron considerablemente su ritmo de incremento en los últimos meses, pasando de aumentar a un ritmo del 20% interanual hacia medidados de 2008 a estar en torno al 6,8% en los últimos dos meses. "Esta desaceleración está estrechamente ligada a la oferta de un creciente stock de inmuebles para alquiler", señala.

Por otra parte, agrega que "el estancamiento del mercado inmobiliario llevó a que los inmuebles que antes estaban en el mercado para la venta o mantenidos como inversión ahora se vuelquen a la renta".

Los alquileres

El Indice de Precios al Consumidor (IPC) alquileres mostró un incremento del 21,7% en junio de 2008 respecto del mismo período del año anterior, mientras que en julio de este año la suba apenas alcanzó el 6,8%, en el marco también de una desaceleración de la inflación, que registró (para el nivel general) un incremento del 9,3% en julio de 2008 contra un 5,4% del mismo mes de este año (en forma anualizada) y con un índice de salarios (nivel general) que registró un incremento del 22,7% en julio de 2008, contra un 19,4% de julio de este año.

"Las razones para este fenómeno se encuentran en el hecho de que en la actualidad los propietarios no encuentran compradores para los inmuebles a los valores esperados, a la vez que en caso de que realicen la venta no necesariamente tendrían alternativas de inversión para colocar los fondos obtenidos", precisa el Ieric.

Comentá la nota