Hay que ajustar las piezas

Hay que ajustar las piezas
La tardía llegada de algunos refuerzos no le permitió a Simeone aceitar el rendimiento del equipo.
El barco cruzó el Río de La Plata y Colonia del Sacramento ya es un buen recuerdo. Con sus calles adoquinadas, la hospitalidad de sus habitantes y ese perfume de leña que se respira en cada una de sus esquinas, una invitación a la parrillada eterna. Y detrás, también queda la dura pretemporada de San Lorenzo. Con sus pro y sus contras. A una semana del comienzo del torneo Apertura, siempre y cuando se arreglen los conflictos gremiales, el equipo está armado pero todavía no tiene todo el rodaje necesario.

Marcelo Tinelli, principalmente, y los dirigentes hicieron todo lo posible para traer los futbolistas que pidió Diego Simeone. Y llegaron todos, más allá del fantasma de las deudas y las inhibiciones que sobrevoló el ambiente azulgrana durante los últimos quince días. El grupo inversor trajo media docena de jugadores: Pablo Migliore, Pablo Pintos, Jonathan Bottinelli, Cristian Leiva, Cristian González y el nigeriano Félix Orode. Uno, y hasta dos, por línea. Y entre mañana y el miércoles, se resolverá el pase de Leandro Romagnoli, quien ya se desvinculó del Sporting de Lisboa y sólo tiene que pulir los números para firmar un contrato por tres temporadas.

El problema es que la mayoría llegó más tarde que temprano. Entonces, la semana previa al viaje a Uruguay se consumió entre dudas y tensión. Y sólo se embarcaron Migliore, Leiva y Orode desde Buenos Aires. Pintos apareció casi ocho días después que el resto. Y Bottinelli estuvo tres días, porque recién ayer, en Génova, Tinelli terminó de cerrar los detalles de la incorporación definitiva del zaguero, cuya ficha era de la Sampdoria de Italia. Y al Kily, que se lo esperaba el jueves, recién firmó el viernes en la sede del club de la avenida de Mayo, casi al mismo tiempo que sus nuevos compañeros empezaban a hacer rodar la pelota en el estadio Municipal ante el River uruguayo, en el último encuentro amistoso.

Sin dudas, para un entrenador que tiene todo programado como Simeone, resulta contraproducente esta demora. Porque para tomar sus conceptos y aprender al pie de la letra su trabajo europeo, el futbolista necesita más tiempo. Por eso el Cholo, a pesar de que al Kily y Romagnoli los espera con ansiedad y para tenerlos dentro de la cancha de entrada, empezará a desandar el camino en el Apertura ante Atlético Tucumán con la idéntica formación que enfrentó al River de Montevideo. De hecho, el propio Cholo le había dicho a Clarín, en una entrevista exclusiva, que tenía el equipo en la cabeza: Migliore; Pintos, Aguirre, Bianchi Arce, Aureliano Torres; Leiva, Juan Manuel Torres; Rivero, Alejandro Gómez, Bordagaray; Bergessio. Ellos serían los titulares contra los tucumanos.

El viernes mostraron orden, algo del juego explosivo que pretende el técnico en los extremos de la cancha y bastante movilidad en ataque. Pero el tiempo dirá si podrán llegar a convencerse de que pueden jugar bien, como les exige el técnico.

Comentá la nota