El ajedrez celeste

El acto de los radicales del FdT pareció ser un disparador con profundo efecto hacia adentro del PL. Escenarios posibles.
Hasta hace poco se veía en el universo liberal acaso como dos vertientes casi excluyentes que aunque armonizaban en mucho mantenían su diferencia de matices, por momentos acentuado y las más de las veces en conjunción al menos en los grandes trazos, aunque con la incertidumbre de lo que sería el momento del trazo fino, ahí donde se ponen a prueba los liderazgos que terminarán por primar de cara a los años venideros.

El sector del lecontismo parecía corrido, al costado de la orgánica partidaria, dejando el juego en manos de los que en trabajosa lucha quedaron con los atributos del partido de la banderita.

Los últimos acontecimientos parecieran haber mutado esa realidad aun cuando, desde antes del acto de la discordia, el lecontismo comenzó a mover sus fichas en una acción de pinzas a dos puntas. El sector de los senadores a través de Josefina, el sector de Alejandro Sitjá en diálogo abierto con Perucho Cassani. Todo hacía pensar en la posibilidad de una reunificación celeste, tantas veces anunciada y otras tantas desmentida por una realidad que muestra la subsistencia de las fuertes divisiones.

El acto de los radicales del Frente de Todos pareció ser un disparador con profundo efecto hacia adentro del Partido Liberal, que llevó a un realineamiento aún con final abierto aunque por estas horas se ve el siguiente cuadro de situación partidaria.

Por un lado el sector orgánico en el que conviven con dificultades Perucho y Josefina aunque en este último segmento se aprecia algo más que diferencia de matices en la posición que muestran por caso Arbo, Quetglas y algunos intendentes.

Por el otro lado el lecontismo que por estas horas analiza la posibilidad de bajar a la arena partidaria involucrándose de pleno en los cuerpos orgánicos, léase Comité Ejecutivo y Convención partidaria en los cuales hasta el 1 de junio tendrá participación que podría llegar a ser definitoria de las posiciones que termine por asumir el liberalismo.

El acto de Cobos y la concurrencia de algunas figuras liberales a contramano de la decisión partidaria abrió un frente interno en el propio sector de Josefina Meabe en el que surgieron divergencias más de forma que de fondo pero que, a la hora del análisis, deja mucha tela para cortar en función a que frente a este sector está el de Cassani por un lado y el lecontismo por otro, ambos siempre dispuestos a sacar ventaja.

Lo que se le reprocha a Josefina

Se le cuestiona haber bajado su candidatura ante la prensa, en lugar de hacerlo en el marco partidario previo un debate que conduzca a una decisión consensuada por los correligionarios.

Se le cuestiona haber incumplido con la decisión unánime tomada por el Partido que determinó no concurrir a ningún acto en tanto no se avance en la definición del marco de alianzas.

Se le cuestiona la participación y el uso de la palabra como oradora en el mitin radical, con lo cual se interpreta que se ha quedado en desventaja el liberalismo a la hora de acordar espacios en el esquema de poder.

No pocos son los que creen que las diferencias son más en las formas que en el fondo en la medida en que la tendencia que se venía observando en el liberalismo era precisamente la de priorizar los acuerdos en el marco del Frente de Todos, previo un adecuado cierre que, hasta entonces, no se había dado.

El manejo de los tiempos y de las formas terminó por disparar una polémica renovada que fue un clásico en los últimos años dentro del Partido Liberal.

Esta vez los cuestionamientos no vinieron de afuera de la orgánica partidaria, ni se limitaron al sector de Perucho Cassani sino que encontraron su talón de Aquiles en prominentes figuras del propio sector de la electa Presidente del Partido Liberal.

Arbo es sin duda el punta de lanza con incisivas declaraciones que vienen logrando consenso en las encrespadas aguas del liberalismo, aunque difícilmente deba entenderse que se trata de una movida en soledad. Las críticas deslizadas con más diplomacia pero con no menor fuerza del Diputado Quetglas y algunos intendentes, muestra el enojo que se percibe en el universo celeste.

En discusión

En esferas del liberalismo se analiza un combo cerrado que amén de contemplar cambios en el esquema dentro del Poder Ejecutivo determinaría que los liberales lleven la candidatura a la Vicegobernación, una de las dos candidaturas a senador provincial con expectativas de ser salibles, y dos bancas de diputados provinciales entre las primeras cinco, con más una banca en el Congreso de la Nación sobre las tres que podrían salir en caso de salir primero el Frente de Todos.

Hasta el momento no se han producido definiciones claras que podrían darse en las próximas horas en función a que conforme a las decisiones tomadas en la última reunión del Comité Ejecutivo se ha fijado un plazo hasta el martes venidero para concluir las negociaciones que serían puestas en la mesa para la nueva reunión que se llevaría a cabo el miércoles 15 en la sede de la calle La Rioja, reunión que esta vez sería a puertas cerradas, sin acceso a la prensa.

Comentá la nota