Aislado de De Narváez, Solá ya piensa en su retorno al PJ

Las diferencias entre Felipe Solá y Francisco de Narváez son inocultables. Pero ambos saben que deben llegar juntos a los comicios de 28 de junio. Por esto, en los 29 días que restan de campaña, los candidatos a diputados nacionales por Unión –Pro intentarán bajar las discusiones públicas.
De hecho ayer Solá trató de minimizar las críticas que tiene con su socio. Ayer aseguró que va a "seguir estando" en el espacio común, porque "hay una enorme cantidad de peronistas en la provincia de Buenos Aires que no quieren votar por (Néstor) Kirchner y tienen que tener una opción peronista".

Lo cierto es que ambos candidatos ya piensan en el día después de las elecciones. De Narváez, continuará la campaña personal para presentarse nuevamente como postulante a gobernador. Solá, en cambio, cree que el post-kirchnerismo lo cobijará, y por eso le presta especial atención a los encuentros que mantienen Juan Schiaretti, Carlos Reutemann y Jorge Busti.

Inclusive desde el propio oficialismo ayer partieron señales sobre la posibilidad de volver a recibir a Solá. Al ser consultado sobre las peleas de los integrantes de Unión-Pro, Daniel Scioli dijo: "No tengo ninguna duda de que algunos compañeros que se fueron, volverán a nuestro espacio. Con todo afecto le digo (a Solá) que tarde o temprano vamos a trabajar para atender a la Argentina".

La escasa presencia del ex mandatario bonaerense en las caminatas de De Narváez y en los spots publicitarios no sólo se debe a una decisión del primer candidato de la lista. El ex gobernador no promueve su participación porque cree que el empresario se estancó en las encuestas y que las causas judiciales en su contra comenzaron a desgastar su imagen. "Felipe hace campaña por su lado, sin pegarse demasiado, ahora va a lanzar una publicidad en la que está él sólo. La idea es que no pierda su esencia peronista. En el partido justicialista todos fueron y vinieron alguna vez y Felipe puede volver", explican en su entorno

Comentá la nota