En el aire.

Así está Racing en el tema refuerzos. En el primer día de pretemporada apenas hubo uno: Steinert. Y todavía no firmó...
Ya lo decidió. Nadie le quita esa idea de la cabeza. Sólo le falta esperar que el envío de Rubén Ramírez, en un peloteo informal, sea el ideal. Y entonces, cuando llega, actúa: se lanza hacia adelante, sacude sus dos piernas y ensaya el Escorpión, la famosa jugada patentada por su compatriota René Higuita. Ahora el protagonista de ese lujo es Juan Guillermo Villegas, un arquero colombiano de 25 años que tiene el pase en su poder (viene del Boyacá Chico) y estará a prueba en Racing tras la partida de Pablo Migliore. Osado él, no se inhibe ante las miradas de los jugadores que elongan y se suspende en lo alto. Lo que no sabe es que con esa pirueta refleja, sin querer, a un Racing que también está en el aire en cuanto a incorporaciones. Y con Caruso Lombardi cada vez más inquieto...

La realidad dista mucho de lo que se imaginaba el técnico. De los entre ocho y diez refuerzos que pidió, quería tener al menos cinco o seis en el inicio de la pretemporada que arrancó ayer en el country Los Mapuches, de Pilar. Sin embargo, todavía no se sumó ninguno oficialmente. Matias Cahais realizará hoy su primera práctica en el equipo, aunque aún no firmó los papeles. Mientras tanto, todo indica que está casi arreglada la llegada de Sebastián Rosano, volante de Tigre. Claro que hasta que ponga la rúbrica, el DT no va a sentirse tranquilo.

Tampoco firmó Damián Steinert, a pesar de que se viene entrenando en Racing hace tres días. Recién quedaría formalizada su contratación hoy o mañana, cuando terminen de definir si llegará a préstamo o con la compra de una parte del pase. Otro que aguarda el DT es Damián Ledesma, aún ausente. Si bien ayer comenzó a practicar en el predio de Wilde con el grupo que el Tolo Gallego borró en Independiente, en las próximas horas podría cerrarse su transferencia y mañana se sumaría al plantel. Asimismo, suenan Lucas Licht y Ricky Gómez.

Hay casos, al mismo tiempo, que encierran una incógnita con respecto a aquellos que trabajan a prueba. Junto con Villegas estuvieron por la mañana Cristian Tavio (lateral izquierdo), Javier Velázquez (delantero proveniente de Defensores Unidos de Zárate) y Jonatan Villa, el juvenil de la Sexta que fue subido a Primera y promete. A la tarde se agregó De Olivera (de Chicago).

Se estiró mucho. Hay más jugadores que siguen sin firmar su vínculo. Se trata de Pablo Lugüercio, Martín Wagner, Marcos Cáceres y Adrián Lucero, cuatro que ya estaban en el club. En Racing aseguraron, una vez más, que por los tres primeros ya está acordada la continuidad. Pero la lapicera sigue esperando, al igual que desde hace más de dos semanas. Los dos primeros llevan varios días de entrenamiento, Lucero regresó ayer (hay una diferencia de 100.000 dólares por la compra de la mitad del pase) y Cáceres haría lo propio hoy luego de regresar de Paraguay.

Arco solitario. Allí nace la máxima preocupación de Caruso. En ese puesto, los directivos dicen que están cerca de contratar a Pablo Santillo (Banfield) o Pablo Campodónico (iría Martínez Gullotta a Aldosivi como parte de pago) para que uno de ellos sea suplente. ¿Y el titular? Caruso descartó arqueros extranjeros sin experiencia en Argentina y admitió que le gustan Nico Navarro (Nápoli), Nelson Ibáñez (difícil porque Godoy Cruz pidió mucha plata) y Justo Villar (muy caro). "Quiero uno que tenga renombre", añadió Richard. Además, trascendió que hubo una reunión con Sebastián Cejas (34 años), el uno que viene de descender con el Pisa de Italia. Y fueron ofrecidos Olave (Belgrano), Agustín Orión (lesionado y con dos meses más de recuperación en San Lorenzo). ¿Villegas? Arribó después de que a Caruso le entregaran un DVD con sus imágenes. "Mi máxima virtud es la pegada. Hice cinco goles de tiro libre en mi último torneo (hace seis meses)", dijo el moreno, algo excedido de peso, tras patear ocho veces al arco (sin barrera) y meter un remate. Según una fuente, se iría en la próxima semana.

Comentá la nota