Aída Ayala tendrá 44 millones de pesos más para gastar

Después del fallido intento por aprobar un paquete de ordenanzas municipales el último martes, el Concejo de Resistencia realizó una sesión especial con la finalidad de encontrar los consensos necesarios que permitan la sanción de un extenso temario considerado de relevancia para la gestión comunal de cara al 2010.

En este contexto a media mañana y con la ausencia de los ediles justicialistas, se realizó el encuentro al que asistieron la totalidad de los concejales aliancista y el representante del ARI, quienes debatieron como uno de los primeros puntos el Presupuesto General para el año próximo, el cual fue aprobado por mayoría simple según reconoció a NORTE el propio presidente del Cuerpo, José Barbetti. Esto le permitirá a la gestión comunal desarrollar el nuevo plan de pavimentación anunciado recientemente.

En un rápido trabajo, la mayoría aliancita dio el visto bueno para numerosas propuestas que estaban frenadas y no conseguían el acompañamiento de la oposición. Ante la ausencia de los justicialistas decidieron aprobar casi todo el paquete en discusión, muchos de ellos se hicieron a pesar del voto negativo del concejal del ARI, Rafael Kadlec.

Con esta sanción, el Concejo pudo dar cumplimiento en tiempo y forma la aprobación de una herramienta financiera importante para el Ejecutivo que de esta manera tiene las asignaciones de recursos definidas y no tiene que trabajar en base a un presupuesto prorrogado como le ocurrió este año, donde recién en el mes de agosto recién se vio cristalizado el presupuesto 2009.

Los concejales de la Alianza dieron cuenta que el presupuesto para el Ejecutivo aprobado es de 367.919.000 pesos, es decir 44 millones de pesos mayor al previsto para el ejercicio que concluye. Asimismo para el Concejo el presupuesto aprobado alcanza los 13.987.000 pesos, el cual destacaron es cerca de un millón de pesos menos al de este año.

Durante el debate hicieron saber que el presupuesto remitido por el Ejecutivo municipal muestra que el 50,33 por ciento del mismo está destinado a afrontar el pago de salarios de los trabajadores, aunque no se discutió si existirán partidas para poder hacer frente a futuras demandas de incremento en los haberes.

Comentá la nota