Aída Ayala renunció a la banca para continuar en la intendencia

"He decidido no asumir la banca de diputada y quedarme como intendenta de Resistencia", dijo ayer Aída Ayala en una conferencia de prensa en la que se presentó junto a sus dos hijas y una nieta para darle un marco "familiar" a una decisión que admitió "puede significar un costo político".
A quienes no entienden esta decisión pidió "disculpas" y afirmó que "el pueblo es quien tiene la última palabra y confío que con el tiempo sabrán comprender mi decisión. Sólo pido acompañamiento y comprensión".

La jefa comunal hizo el anuncio tres días después del reclamo público que en ese sentido le hizo la Alianza Frente de Todos y argumentó la necesidad de la renuncia debido a una supuesta "maniobra del justicialismo que intenta quedarse ilegítimamente con la presidencia de la Cámara".

Así, la continuidad de Ayala en la intendencia capitalina hasta el 10 de diciembre de 2011 también se fundamento "para evitar que se perjudique al proyecto político al que pertenezco, y a la gente que nos confió su voto".

Por la ciudad

Liberada de esa tarea, Ayala ahora afirma que su "único compromiso es seguir trabajando por Resistencia por los dos años que me quedan; estoy muy preocupada por mi ciudad y es una prioridad". A lado de sus hijas y nieta afirmó que esta fue "la decisión más difícil" que debió adoptar desde que se sumó a la política.

En ese sentido apuntó que siempre mantuvo "lealtad hacia el proyecto político que acompaño, compromiso con el pueblo de Resistencia y el Chaco; y voluntad para desempeñar el cargo de intendente".

Luego agradeció a mis hijas y a sus afectos que me acompañaron en estas últimas horas y en este momento tan complicado y tan difícil para mi y para mi carrera política. Realmente no fue fácil esta decisión".

Comentá la nota