Aída Ayala criticó con dureza a la oposición, renunció Picón y el ARI presidirá el Concejo.

“No es tiempo de posturas mezquinas ni chicanas”, dijo ayer la intendenta de Resistencia, Aída Ayala, al dejar inaugurado un nuevo período de sesiones ordinarias del Concejo Municipal.
La frase fue dirigida a la oposición, a quien atribuyó la demora en la aprobación del Presupuesto 2009 y porque seguía sin resolverse el pedido para que la presidencia, que quedó vacante tras el alejamiento de Carballeira, sea ocupada por un concejal de la Alianza.

Sin embargo, el presidente a cargo del cuerpo, el justicialista César Picón, se adelantó y en su discurso inaugural que fue previo al de la intendenta- presentó su renuncia “indeclinable” a la presidencia. Dijo que estaba cansado de los agravios y las agresiones que sufrió por el solo hecho de haber asumido la titularidad del Legislativo respetando las leyes municipales. En la próxima sesión asumirá como presidente del cuerpo, el concejal del ARI, Rafael Kadlec.

La renuncia de Picón

Por cuestiones de protocolo, fue el presidente a cargo del Concejo, César Picón, quien dirigió primero su mensaje al pueblo de Resistencia, en el acto del inicio de un nuevo período legislativo. El recinto de sesiones siguió con atención el discurso del concejal justicialista, que repasó lo realizado el año pasado en materia legislativa, destacando -entre otros temas- la aprobación del pliego que permitió el llamado a licitación en el servicio de colectivos. Después, leyó un párrafo del mensaje de la inauguración del período 2008 que fuera expresado por Carballeira: “Debemos dejar de lado los mezquinos personalismos para avanzar en la formulación de proyectos concretos”.

Fue el anticipo de la renuncia que haría pública apenas unos párrafos más adelante. “Si hubiéramos interpretado a Carballeira no hubieran existido los agravios, las agresiones hacia mi persona, como así también la falta de respeto hacia los vecinos pintando las paredes de sus casas”, dijo Picón, en referencia a una campaña de pintadas en la vía pública que ponían en duda su legitimidad en la presidencia del Concejo.

“No he usurpado, ni ocupado ningún lugar que no me corresponda. He asumido con total responsabilidad y respeto la transición que me tocó ejercer. Es imposible aceptar que representantes de la democracia cuestionen permanentemente lo que establece la ley”, dijo, y tras rendir un homenaje a Carballeira, presentó su renuncia a la presidencia del Concejo en forma “indeclinable”. La renuncia pública de Picón tomó de sorpresa a los concejales del oficialismo, e incluso a la intendenta Ayala, que debió improvisar en una parte de su discurso para agradecer al concejal justicialista por el paso al costado. La jefa comunal, sin embargo, no se privó de leer la parte del discurso en la que reclamaba para la Alianza la presidencia del Concejo (ver aparte).

Sorpresa

Los concejales de la Alianza, que venían reclamando que la presidencia vuelva a manos del oficialismo, se mostraron sorprendidos por la renuncia de Picón, y ayer al término del acto de inauguración de las sesiones, algunos miembros de ese bloque dijeron que esperaban que el concejal Rafael Kadlec (ARI) que quedará a cargo de la presidencia porque sigue en la línea sucesoria-, siguiera el ejemplo de Picón, y diera un paso al costado.

Al término de la sesión de ayer, el concejal Kadlec aclaró que todavía no había sido designado como presidente del cuerpo legislativo, ya que si bien Picón hizo pública su decisión de renunciar, no había presentado todavía el pedido formal ante el cuerpo deliberante. Kadlec estimó que en la sesión de la semana que viene podría cumplirse con ese trámite.

Además de las autoridades municipales, el acto de apertura de sesiones contó también con la presencia de la presidenta de la Cámara de Diputados, Alicia Mastandrea, el ministro del Superior Tribunal de Justicia, Rolando Toledo, e invitados especiales.

Comentá la nota