El ahorro en los bancos se dolariza: depósitos ‘verdes’ crecen 18% este año

Dentro del sistema, los ahorristas que estaban en moneda local se pasan a dólar. La caída de colocaciones en pesos restringe aún más el crédito mientras que elexcedente en dólares no acompaña el crecimiento de préstamos en esa moneda que sólo sube 2,5%
La vieja manía argentina de dolarizar los ahorros está resultando bien palpable este año. No sólo el atesoramiento de billetes verdes tiene como destino el exterior (conocido como "fuga de capitales"), sino que incluso el fenómeno se produce dentro del mismo sistema financiero argentino. Mientras que los depósitos en dólares crecen 17,5% en 2009 (récord post convertibilidad), las colocaciones en pesos del sector privado están totalmente estancadas (de hecho, caen levemente).

Es más, si se toma la variación de los últimos 12 meses, se encuentra que los depósitos en divisas crecen 31% contra una merma del 0,7% para los de pesos. El parate de estos últimos está relacionado con el crecimiento de los primeros, ya que no hay fondos nuevos que ingresan al sistema para hacer colocaciones en dólares, sino que son los "viejos" clientes en pesos que se pasan a moneda dura. Tanto los consultores privados como en el Banco Central destacan que, al menos, esto es un dato positivo porque el ahorro queda "fronteras adentro".

El recorrido de los depósitos en dólares es impresionante. Al 15 de mayo, última información disponible, el stock alcanzaba los u$s 9.400 millones (el 20% de los depósitos totales privados). El crecimiento más importante se está dando este año, con un incremento de u$s 1.400 millones. Este monto, logrado en tan solo cinco meses, es igual al crecimiento de todo el 2008. Y esto a pesar de tasas muy bajas. Según Notibancos, las entidades pagan desde 0,50% anual (Banco Nación) hasta 2,50% (Macro) a 30 días. La entidad de Jorge Brito retribuye 3,25% anual si la colocación es a 90 días.

"La economía y el sistema financiero necesitan un mayor dinamismo de los depósitos en pesos porque la demanda de crédito es principalmente en pesos. La banca no tiene actualmente demanda para colocar los fondos en dólares que se mantienen inactivos en el BCRA. Pero hay que destacar que ese incremento de los depósitos en dólares es mejor que el atesoramiento fuera del país y del sistema financiero, genera una potencial oferta de crédito para el comercio exterior y exterioriza una mayor confianza de los ahorristas en el sistema financiero local", considera Hernán del Villar, socio fundador del Estudio Alpha y ex gerente del Banco Central en los 90.

De todas formas, el incremento de los depósitos en dólares no tiene correlación con los préstamos en la misma moneda. El stock de créditos llega a u$s 6.000 millones, creciendo tan sólo 2,5% en el año, desde un pico de u$s 6.200 millones en octubre de 2008. Esto tiene lógica por la normativa: los bancos no pueden prestar en dólares para evitar el riesgo de "descalce" (fondearse en pesos y prestar en moneda dura). Por eso, sólo pueden canalizar fondos en dólares a aquellos demandantes que tengan ingresos en esa misma moneda (exportadores, por ejemplo). En un año declinante para el comercio exterior por la crisis, los bancos se queden con los billetes sin darles mayor uso. ¿Qué hacen? Según la consultora Federico Muñoz & Asociados, gran parte de esta liquidez excedente termina en las bóvedas del

BCRA. Los depósitos en dólares de los bancos en la cuenta corriente del BCRA alcanzan u$s 6.942 millones, de los cuales –dice la consultora– sólo el 30% corresponde a reservas requeridas por ley. El resto se constituye en calidad de reservas excedentes. "Las reservas en divisas de los bancos comerciales depositadas en el BCRA representan casi el 75% del total de colocaciones en dólares del sistema bancario argentino y superan en unos u$s 1.000 millones al total de créditos en dólares concedidos", agrega.

Comentá la nota