Ahora viene la pelea por la distribución de los fondos

Grondona terciará en la discusión entre los clubes, cargados de deudas
Resuelta la televisación de los partidos, la AFA se enfrenta a una nueva pelea. Los clubes, sedientos de billetes, se disputarán los 600 millones de pesos que llegarán gracias al convenio con el Sistema Nacional de Medios Públicos. Los antecedentes no auguran una resolución expeditiva: la última redistribución de los ingresos -que data de fines del 2007- no fue aprobada por unanimidad y dejó resquemores entre los dirigentes.

"De eso todavía no se habla", reconoció el presidente de un club de Primera. "Recién estamos terminando la implementación del nuevo convenio, y asegurándonos de que todos arranquemos sin deudas con el gremio de futbolistas", agregó la fuente. La puja en el seno de la AFA -que ya desde la época del contrato con TSC distribuía a su antojo el dinero que le ingresaba por la televisación de los partidos- promete ser una carrera de fondo en la que terciarán varios aspectos, entre los que se cuentan el rendimiento deportivo, la cantidad de hinchas y, por supuesto, la cintura política de los representantes de los clubes a la hora de negociar con Julio Grondona, el presidente de la AFA. Será él, en última instancia, el encargado de someter a votación el escalafón de los millones que recibirán los clubes.

Todo hace pensar que no habrá grandes cambios. Hasta ahora, hay cuatro categorías: Boca y River son los que más cobran (se llevaban $ 25,2 millones del anterior contrato); más abajo estaban San Lorenzo, Racing, Independiente y Vélez, con 16 millones. El resto de los equipos, salvo los recién ascendidos, recibían 7 millones de pesos. Y a los que llegaban del Nacional B se les entregaban 6,5 millones.

Sin embargo, el convenio AFA-Nación cambió en algo el escenario de la distribución del ingreso. Antes se trataba de billetes privados, que aportaba la empresa TSC. Ahora, la AFA repartirá recursos que provienen del presupuesto nacional. Aún no se sabe si el Estado auditará a la entidad que agrupa a los clubes o si la letra chica del contrato fija castigos por mala administración.

Grondona se aproxima a una batalla que conoce de memoria: la lucha de los dirigentes por llevar más dinero a su tesorería.

El patriarca de la AFA mirará, hablará y, sobre todo, escuchará los reclamos de liquidez que le harán los clubes, cuyos últimos balances acumulan un pasivo total superior a los 730 millones de pesos.

Además, los clubes de ascenso pelearán por una porción de la torta. Las categorías menores se quedaron fuera de la renegociación del contrato y siguen transmitiendo sus partidos por TyC Sports. Pero pretenden que los clubes de primera les repartan unos cuantos millones de pesos para aliviar sus economías (hasta hoy, las entidades de la B Nacional reciben $ 28 millones, y las de la B Metropolitana, 14). Promete ser un partido que durará mucho más que 90 minutos. Con Grondona de árbitro.

Comentá la nota