"Ahora se viene otra elección".

Lo dijo Lifschitz a modo de balance del resultado electoral. "Competimos con candidatos muy instalados y a nuestra candidata la perjudicó la extensa veda", fue uno de los razonamientos que recogió Rosario/12 de una fuente partidaria.
Aunque públicamente la plana mayor del socialismo reiteró ayer que la elección del domingo no dejó "ni vencedores ni vencidos", puertas adentro se sintió con fuerza la diferencia de votos -52 mil- que obtuvo el PJ sobre el Frente Progresista en Rosario. El intendente Miguel Lifschitz volvió a remarcar que los votos obtenidos por los distintos candidatos justicialistas "no se suman porque no hay Ley de Lemas" y pronosticó un escenario distinto para las generales del 27 de septiembre, tras lo cual admitió cierto "vosto castigo" a su gestión. Un funcionario socialista de primera línea fue más contundente: "Hubo una multiplicidad de factores: competimos con candidatos muy instalados y a nuestra candidata la perjudicó la extensa veda. Además en tiempos no tan buenos en materia económica los oficialismos siempre pagan un costo", confió el dirigente. Clara García insistió con la línea trazada en la medianoche de ayer: "Fuimos los más votados, por encima de Cavallero. Si hay alguien que representa a la vieja política es él".

La finalización del escrutinio provisorio confirmó la tendencia marcada en la tarde del domingo: el PJ a través de su veintena de listas consiguió 52 mil votos más que el Frente Progresista (172 mil a 120 mil): y la boleta más votada fue la que encabezó la secretaria de la Producción (90.623 votos, contra 65.800 del Tigre).

La de ayer fue una jornada de reuniones, cabildeos y análisis en el PS. Allegados al intendente confiaron que Lifschitz "tomó nota de inmediato de lo que pasó. Entendió, más allá de lo que se diga, que hubo un componente de voto castigo a la gestión y lo que hay que hacer es saber leer ese mensaje y gestionar ya mismo para ganar en septiembre".

La misma fuente reconoció a este diario que "nadie en el oficialismo esperaba este resultado. Pero como es una primaria te da la chance de recomponer el camino, volver a las bases, a la impronta del principio de esta gestión y recuperar el apoyo de gran parte de la ciudad".

Un integrante del gabinete aportó datos adicionales: "Es complejo hacer un análisis racional y muy fino de lo que pensó la gente al momento de votar como votó pero influyeron varias cuestiones en contra de nuestra candidata. En primer lugar competimos contra dos candidatos, Cavallero y Boasso, muy instalados en la opinión pública y la veda ampliada impidió su propia proyección. Además, en toda época de crisis la gente tiende a mostrar su disconformidad con los ejecutivos y nosotros no somos la excepción, hubo obviamente algo de voto castigo", reflexionó.

Para este dirigente del PS "las chances para septiembre están intactas. Si bien tanto Cavallero como Boasso son muy conocidos, tienen a la vez, los dos techos relativamente bajos. Clara es la antítesis: no está tan instalada pero tiene todo por ganar".

García advirtió por LT8 que la campaña que ahora se inicia "es totalmente distinta a la de las primarias. En nuestro caso, dentro del Frente Progresista todas las proyecciones indicaban que teníamos una diferencia muy amplia, y tal vez por esa razón muchos se volcaron a la interna más picante que era la del PJ. Pero ahora, que es la elección definitoria, no tenemos dudas que los rosarinos nos van a acompañar". Además planteó que "Cavallero no puede decir que la gestión está agotada. Si hay alguien que está agotado es él, fue candidato del menemismo, estuvo con el duhaldismo y ahora está con el kirchnerismo. Es un fiel exponente de la vieja política".

Lifschitz dijo en declaraciones radiales que "no hubo ni ganadores ni perdedores sino una diversidad de candidaturas y todas sacaron votos". Además, negó que los resultados puedan leerse como una derrota del socialismo: "No se suman los votos en las primarias. Si uno hace una suma, el justicialismo obtuvo una mayoría frente al Frente pero eso también ocurrió en 2007. Ahora se viene otra elección y ahora sí compiten las listas, una a una".

Comentá la nota