Ahora somos todos kirchneristas

Algunos por conveniencia otros por "plan canje" y los menos por convicción. Sea como sea, todos los legisladores fueguinos se abrazaron sin medias tintas al poder central, convirtiendo a la provincia en un bastión kirchnerista y yendo en contramano de la expresión popular.
En la bancada justicialista están sentados dos peronistas de pura cepa, uno es ultrakirchnerista, se trata de la diputada Roxana Bertone, el otro un ex menemista que reconoce al kirchnerismo con limites bien marcados, se trata de Rúben Sciuto, en ambos casos los votos de estos dos diputados, acompañando la aventura de los Kirchner, estaban cantado.

De la misma forma que el voto del destituido gobernador Jorge Colazo, que por conveniencia más que por convicción, esta del lado de la tropa oficialista, se trata del mismo kirchnerismo que le tendió una trampa mortal que lo convirtió en el primer gobernador destituido de nuestra provincia.

Después esta el tandén de los aristas fueguinos en el Congreso, se tratan de los dos diputados Gorbacz y Belous y de los Senadores Martínez y Rosa Díaz.

Todos sin rubor, votaron el "plan canje" del kirchnerisno.

La política -también el periodismo- se ha acostumbrado a bautizar siempre esos enjuagues como cándidos trueques. Habría otra manera más sincera de denominarlos: extorsión. ¿Cómo entender que un debate que incursionó en la libertad de expresión, la propiedad privada y los derechos adquiridos se canjee por un montón de billetes?. Se pregunto con razón Van de ..................... columnista de Clarín.

Lo cierto es que aquellos que supieron hacer campaña y atraer votos criticando la corrupción kirchnerista, ahora son aliados incondicionales, pese a que en las últimas elecciones no tan solo el ARI fueguino perdió por escándalo, sino que también el kirchnerismo fue rechazado por la sociedad.

E tandén de aristas fueguinos actúa como si ya nada le importase, ahora se revuelcan placidos en el lodo fangoso del kirchneriosmo y escudado de la misma "razón" que la Senadora Correntina, aceptaron el "plan canje" de los Kirchner y decidieron tirar por la borda "la moral" "el contrato social" " la trasparencia" "la lucha contra la corrupción" y demás banderas que supieron izar en tiempo de campaña.

Abría que recordarle al tanden de arista fueguinos, que en las elecciones pasada su partido y sus candidatos salieron en el cuarto lugar y que el kirchnerismo, perdió frente al Partido Federal Fueguino, en todo caso los perdidosos, siguieron los designo de otro perdedor.

Con que cara volverán a pasearse por las calles fueguinas estos hombres y mujeres que traicionaron sus principios y su ideología (si es que la tienen), por un puñado de billetes que todavía no se tiene en claro el destino de los mismos, ya que la provincia sigue en terapia intensiva, pagando sueldos a medias y con una cesación de pago a proveedores que actúa de hecho.

Volverán a la provincia ? ó pasarán a formar parte de esos funcionarios premiados en alguna olvidada repartición del Estado Nacional ?.

La política da para todo, cuando el ARI fueguino ganó la elecciones lo hizo porque el cansancio colectivo llegó a su limite y creyó encontrar en los hombres del ARI el abrigo contra la "política de miserias", contra de la "corrupción institucional" que reinaba en el país, voto al ARI en contra de los "negociados espurios a la espalda del pueblo", en definitiva voto al ARI en contra de lo que acaban de hacer sus legisladores.

Ahora es tiempo de la justicia, como dijo el inefable jefe de gabinete de la presidenta, Aníbal Fernández, "quienes se sienten afectados por esta Ley tiene derecho a recurrir a la Justicia" y esto es justamente lo que va a suceder.

Tal como esta concebida la Ley de medios K, lo más seguro es que termine enredada en vericuetos de la Justicia mayor y que su implementación naufrague por su inconstitucionalidad. En definitiva la Ley puso blanco sobre negro, dejo a flor de piel la miseria de muchos de nuestros representantes. Al fin y al cabo el efecto más importante que tenga a corto plazo la Ley de medios "K" es dejarnos ver con toda claridad, la verdadera cara de quienes fueron a luchar en contra de la corrupción y terminaron lanzados en sus brazos sin ningún tipo de rubor.

Comentá la nota