Ahora sobran los combustibles

Factores. La comercialización de naftas, gasoil y GNC acusa la baja de demanda en la ciudad y en el interior. Se siente la menor actividad por las vacaciones en la ciudad y el parate del campo en el interior.
La venta de combustibles líquidos y de GNC se precipitó en enero y en lo que va del segundo mes del año casi un 10% más que a iguales meses del año pasado, según señalaron ayer desde la Cámara de Expendedores de sub Productos del Petróleo y Anexos (Cepase).

Jorge Saad, secretario de la institución santiagueña apuntó que “la venta está muy resentida, en enero ya venía con una baja y ahora en febrero sigue igual, no ha repuntado”. La situación de los estacioneros sería normal si no fuera porque la venta cayó más de lo esperado. Habitualmente, enero y febrero son meses de baja actividad en las estaciones de servicio de la ciudad porque el movimiento automovilístico es menor.

En cambio, en las estaciones de servicio del interior es donde más se trabaja por estos meses por la alta demanda del sector agropecuario, algo que está prácticamente ausente en la actualidad.

“Este año se nota un poco más que en años anteriores esta baja de actividad, porque, generalmente, todos los años baja un 15% más o menos la venta comparando con meses normales, pero este año tuvimos un 25% de caída en promedio, aunque se acentúa más la reducción en la venta de GNC”, señaló Saad.

Esto último se explica desde su óptica por el menor movimiento, especialmente, en servicios públicos como los transportes escolares y los remises. Además, porque aún hay gente que está fuera de la ciudad por las vacaciones.

En cuanto a la caída que hubo en combustibles líquidos, según la estación de servicio, la baja está entre un 15 al 20%. “Todo está muy resentido, incluso porque no hay movimiento agrario lo cual nos afecta bastante, según las estaciones de servicio, pero todo va a depender a ver qué sucede en marzo, si se reactiva el campo van a salir adelante las ventas”, apuntó.

Recordó que en años anteriores “teníamos faltante todos los meses de combustible en cambio ahora hay de sobra pero todo porque el agro está parado, porque cuando se mueve también impacta en el transporte”, señaló.

Saad se esperanza en el hecho que “en marzo, todos los años la actividad tiende a subir, pero habrá que ver que sucede, las ventas suben recién ahí, antes en enero había un consumo fuerte de gasoil que ahora no se da, pero creo que va a depender de la reacción del campo si la cadena de movimiento se vuelve a reactivar”.

Aún con los precios del petróleo en picada, las petroleras no han bajado el precio de venta a las estaciones. De esta forma, las naftas se mantienen en un rango de precios que va de $3,65 a $3,90 la Premium, la súper entre $3,15 a $3,30 y el gasoil entre $2,70 a $2,90. El GNC sigue entre $1,10 y $1,15.

Comentá la nota