Ahora, el Senado acelera el trámite de la reforma política

El martes empezará a tratar la media sanción de Diputados. Juran el jueves los nuevos senadores.
Hasta el miércoles último se sabía que el proyecto de ley de democratización de la representación política, la transparencia y la equidad electoral, más conocido como la reforma política, iba a ser tratado por el Senado recién en marzo, con el inicio de las sesiones ordinarias del Congreso. Pero algo cambió: el kirchnerismo decidió acelerar el trámite y está dispuesto a extender las sesiones solamente para que la norma se apruebe antes del recambio legislativo, que será el 10 de diciembre.

El oficialismo del Senado ya convocó para el martes a las 11 al plenario de comisiones de Asuntos Constitucionales, Presupuesto y Hacienda, y Justicia, que deberá revisar la sanción proveniente de la Cámara de Diputados. Lo curioso es que tanto los diputados como los senadores kirchneristas reconocían que no había suficiente tiempo para que el Senado trate la iniciativa antes del 30 de noviembre, cuando finalizan las sesiones ordinarias. Y como el Ejecutivo no se mostraba dispuesto a prorrogar las ordinarias o convocar a extraordinarias, se descontaba que el tratamiento recién seguiría en marzo.

"Había acuerdo para no tratarlo a las apuradas", se quejó un allegado a un senador opositor. "Acá lo que cambió es que Diputados logró sacar la media sanción, cuando parecía que estaba en veremos el tratamiento ahí", retrucaron desde el bloque K. Sin embargo, los kirchneristas de la Cámara baja sostuvieron desde un principio que tenían los votos, que finalmente fueron 136, apenas siete más de los necesarios.

El cambio de estrategia se definió el jueves, en una reunión entre el presidente provisional del Senado, José Pampuro, y el jefe del bloque K, Miguel Angel Pichetto, quienes consultaban al senador Nicolás Fernández que estaba junto a Néstor Kirchner en un acto en Comodoro Rivadavia, Chubut.

"Existe la voluntad política de empezar a tratar el proyecto el martes. Se darán las condiciones para avanzar y si llega la decisión del Ejecutivo se seguirá", afirmó un asesor del oficialismo. "Y suponemos que esa decisión llegará", adelantó. La duda que quedaría por despejar es si esa decisión del Gobierno será prorrogar las sesiones ordinarias (es hasta determinada fecha y se puede tratar cualquier proyecto) o si convoca a sesiones extraordinarias (se tratan los temas asignados por el Ejecutivo).

Desde la oposición salieron a criticar los movimientos del oficialismo y pidieron que no se apuren los tiempos. El titular del radicalismo, Gerardo Morales, disparó que "si el kirchnerismo insiste en tratar la sanción de Diputados esta semana, termina por romper las últimas reglas que le quedan a la República". "No existe ninguna necesidad en tratarlo ahora", agregó.

El apuro del kirchnerismo se sostiene en que a partir del 10 de diciembre perderá la mayoría automática que hoy tiene, tanto en Diputados como en el Senado (ver infografía). Una curiosidad: el próximo jueves juran los senadores electos, que serán los que dejarán en claro la pérdida de poder de los K. Estos senadores, días después de jurar, pueden terminar viendo cómo los senadores que se retiran votan la reforma política.

Comentá la nota