Por ahora no hay ruptura en la CGT de Jujuy

El gastronómico Juan Carlos Martínez continuará al frente de la central obrera. En una ajustada votación el dirigente gastronómico obtuvo el respaldo de 12 de los 23 gremios presentes en la reunión llevada a cabo anoche en la sede de la normalizada central obrera. No hay fractura, hay unidad pero también muchas diferencias, aseguró el conductor de la Central Obrera.
"La reunión tuvo un carácter muy práctico, muy bueno –remarcó Martínez luego de finalizada el cónclave-, aquí todos compañeros se han expresado, han expuesto su posición. Algunos disentían, pero se ha llegado a un acuerdo por el cual se está implementando el artículo 62 de la CGT. Continuamos estando al frente de la CGT con el reconocimiento de los compañeros de los gremios".

Por moción de Luis Cabana, de UPCN, las deliberaciones se realizaron sin la presencia de la prensa, que debió aguardar estoicamente en la vereda de avenida 19 de abril. Un mal comienzo para la transparencia de una institución que necesita levantar su credibilidad para poder aspirar a cumplir con la función que pregonan sus dirigentes.

Juan Carlos Martínez.

Juan Carlos Martínez.

"Vamos a empezar a trabajar. Hemos pedido el compromiso de los compañeros, como así también ellos me lo solicitaron de igual manera, para tratar de revalorizar esta institución que estaba muy caída", señaló Martínez.

El resultado de la votación por la cual se determinó que Martínez continuará al frente de la CGT fue muy ajustado. Sólo un voto inclinó la balanza en favor del dirigente gastronómico "estuvo muy dividida la cosa, pero se ha llegado a un acuerdo. La mayoría de los compañeros determinaron que se aplique el artículo 62 y se apruebe el acta donde me nombran como secretario general de la CGT", remarcó el dirigente gremial.

"Como en todas partes hay diferencias –admitió- pero pienso que en el andar lo vamos a solucionar. Acá lo fundamental es trabajar a favor del trabajador y del sector del trabajo".

Las diferencias, como podría inferirse, no sólo son de origen gremial, de criterios o formas, sino que fundamentalmente tienen su origen en las presiones y bajadas de línea de las conducciones gremiales a nivel nacional y la siempre presente puja por los espacios de poder entre grupos económicos y políticos que no quieren estar ausentes en un sector que trata de reorganizar sus filas para recuperar algo del prestigio y el peso que supo tener la central obrera en la provincia.

Martínez explicó que, por el momento el único cargo que quedó vacante es el de secretario adjunto, pero anticipó que "en estos días se va definir cómo va estar compuesto".

El dirigente remarcó la presencia de nuevos sindicatos que se acercaron a la CGT y anticipó que van a continuar trabajando para acercar a la central obrera a la mayor cantidad de sindicatos posibles.

En relación con el peligro de ruptura y los rumores que circularon durante la semana previa en la reunión, Martínez fue muy claro al expresar que "después de casi tres horas de deliberaciones, lo positivo de esta reunión es que todos compañeros presentes han expresado lo que sentía y cómo veían a esta CGT y ahora las cosas se han aclarado". El dirigente fue muy enfático al señalar que "fractura no hay, hay unidad y hay diferencias de criterios en la forma de enfrentar las cosas, pero pienso que nosotros lo vamos a saber llevar a buen puerto".

"Mi trabajo ahora va ser comenzar a conversar con las distintas secretarías, limar las asperezas que puedan haber entre nosotros, todo en pos del trabajo y del trabajador", reiteró el sindicalista.

Finalmente el dirigente pidió a los gremios que aún no se acercaron a la central de trabajadores que "vengan porque acá hay una sola CGT. Que se acerquen, que en forma conjunta vamos a hacer esto. Martínez es sólo un hombre que está momentáneamente al frente de la CGT, pero yo necesito de ellos y el pueblo de Jujuy necesita de nosotros como CGT", remarcó.

Comentá la nota