Ahora, radicales charlan con Conti para sumar al bloquismo

En las últimas horas surgió una posibilidad que podría convulsionar el tejido de la oposición para los comicios de junio: que el bloquismo se incorpore al frente que casi tienen atado el radicalismo, Actuar, el Socialismo y el GEN. De eso hablaron la cúpula de la UCR y el bloquista Enrique Conti en una reunión secreta que mantuvieron.
Dicen que está condicionado a que el partido de la estrella rechace la idea de renovar la sociedad con el PJ. Pero si sucede lo contrario, no está descartada una alianza con la línea antigiojista y que Conti sea el candidato en primer lugar. La movida abre un interrogante sobre la continuidad del acuerdo que sellaron la semana pasada el radicalismo y el líder de Actuar, Rodolfo Colombo, a quien respaldaron como el postulante número uno del frente.

Las conversaciones entre radicales y Conti trascendieron ayer, luego de algunos intentos por mantenerlas en secreto. Fuentes calificadas aseguraron que quedaron en volver a hablar el lunes, después de la reunión de mañana de la Convención Bloquista. Ahí parece estar, en principio, la llave para ir juntos en la contienda de junio.

Los convencionales se reunirán para decidir si arman un frente con el justicialismo, como en 2007, o si se alinean en la oposición. La conducción bloquista Bravo-Sancassani impulsa la primera opción y Conti viene actuando con un grupo de dirigentes para que la mayoría vote por romper ese vínculo.

En la UCR apuestan a que triunfe la posición de Conti, que la conducción bloquista se debilite y que el partido se sume al frente opositor. Si no se da, no tiran la toalla. Aunque lo ven difícil porque Conti dijo hace poco que ir por afuera del partido sería "una aventura", harán esfuerzos por incorporar a los bloquistas que queden resentidos y no quieran compartir boleta con el PJ.

En los dos casos, Conti suena como una opción para encabezar la lista de candidatos. Dirigente de su sector, como César Aguilar, adelantaron que lo van a proponer para jugar en las urnas si ganan en la votación de mañana y en la UCR afirmaron que tiene buena imagen y condiciones para ponerse a consideración del electorado.

¿Y con Colombo?

La afirmación radical obliga a no pasar por alto un dato. Colombo, como el referente de Julio Cobos en San Juan, quiere ser el candidato en primer término del frente y viene de recibir el apoyo de sus potenciales socios, incluyendo al radicalismo. Y si Conti entra al desafío, en la UCR reconocieron que se podría abrir una puja porque sería difícil que lo haga para ir en el segundo casillero.

En el partido de la avenida Córdoba aseguraron que la idea no es romper con Colombo, porque "lo mejor sería que el frente sea lo más amplio posible". Además, dijeron que eso iría en contra de la ola nacional de acordar con las filas que responden a Cobos, hoy con un pie de vuelta en el radicalismo y con perfil de líder.

Lo cierto es que la conducción radical no tiene muy buenas migas con Colombo. Las heridas vienen de cuando el actuarista se fue del partido y armó el suyo, tras su enfrentamiento con Mario Capello. Con Conti compartieron equipo en dos oportunidades y con el presidente, Alfredo Marún, son amigos.

En el colombismo aseguraron ayer que sería muy bueno que el bloquismo se sume, pero dejaron ver una sutil resistencia. Sugerentemente se preguntaron si la ciudadanía le creerá a ese partido que es oposición, cuando en los últimos años fue parte del oficialismo. Pero tampoco hablaron de romper y aclararon que en todo caso, el candidato será el mejor posicionado.

Si Conti sale al ruedo, se sumará al pelotón de los opositores que están en la línea de largada para darle pelea al giojismo. Hasta ahora, el otro en cuestión es el rawsino Mauricio Ibarra, que por estas horas espera una respuesta de Roberto Basualdo para confluir en el mismo espacio junto al PRO.

En Casa de Gobierno miran y sacan cuenta, antes de definir cuál será el rostro que llevarán en la boleta. La definición del trío Actuar, UCR y bloquismo genera dualidad en las filas giojistas. En el peor de los casos pueden perder al bloquismo como socio, pero al mismo tiempo ganar terreno con una oposición cada vez más fragmentada y con más opciones para presentarle al electorado.

Comentá la nota