"Ahora le quiero hacer un gol a Boca".

RIVER: El Tigre confía en que el sábado River mejorará su nivel, acepta que el rival cambiará si no está Riquelme y, ante la oferta del Panathinaikos, no puede asegurar si es su último superclásico: "No depende de mí".
¡Falcaooo, sos un genio! Pero ahora, hacele un gol a Boca".

El elogio viene con encargo. Y con un encargo de peso. Pero Radamel no se asombra. "El clásico es así. Los hinchas quieren ganar ese partido sí o sí. Y poco importa lo que lograste el día anterior", le cuenta a Olé. Pero en este caso, es inevitable hablar de lo sucedido, de su debut en el ciclo de Gorosito frente a Racing, del gol que salvó al equipo de una derrota... Y lógico, también del súper que se viene, ya que si bien no se puede decir que es un especialista en la materia, el Tigre llega con un buen antecedente en los derby de verano al haber convertido en el los últimos dos años. Por eso, aunque le robe tiempo al último día libre de la semana, el Tigre se estira sobre un sillón y, amable como siempre, habla: "La del domingo fue una noche en la que el equipo sintió el esfuerzo. Y uno no está tan fino, pero creo que al partido contra Boca vamos a llegar mucho mejor" .

-¿Sos optimista?

-Seguro. El equipo se va armando de a poco y si llegan algunos refuerzos, no tengo dudas de que estaremos como queremos.

-¿Pero en qué te basás: se fueron algunos jugadores, todavía no llegan los refuerzos y el nivel del equipo es bajo?

-Me baso en que nuestro plantel es muy bueno. Sé que en el último torneo no nos salió nada pero no me olvido de que antes habíamos salido campeones. Yo tengo fe. Lo que nos falta es terminar de asimilar los conceptos de Pipo y convencernos de que somos un gran equipo.

-¿Pueden ser un gran equipo sin Ortega? Porque parece que para la gente, que lo volvió a pedir, no...

-Ariel es un gran jugador y para nosotros siempre fue importante. Pero hoy su regreso al club depende de cosas extrafutbolísticas y no puede estar.

-En el último súper, Riquelme dijo que con Ortega caminando les habrían hecho más daño. ¿Creés que igual pueden lastimar a Boca sin el Burrito?

-Sin dudas. Sería muy lindo que River tenga la oportunidad de jugar bien, de alcanzar un nivel futbolístico más claro. Es un partido en el que se jugan muchas cosas.

-¿Y cuánto influye si juega o no Riquelme?

-Para Boca significa mucho su presencia. Es determinante para su funcionamiento.

-¿Y para ustedes?

-Nosotros deberíamos ajustar algunas cositas si él juega, porque sin dudas es un jugador muy técnico, que maneja a su equipo y que con un pase puede desequilibrar el resultado.

-¿Y cuál es hoy el as de espaldas de River?

-El equipo. Creo que en estos dos partidos que tuvimos, se vio que River no se entrega. Pese a haber arrancado abajo ante Independiente y Racing, mostramos solidez y afortunadamente pudimos salir adelante.

-¿Vos no te sentís decisivo?

-Creo que me faltan aprender un montón de cosas. Sé que puedo serle útil a mis compañeros, pero también que aún puedo dar más.

Falcao no se conforma. Ni siquiera al enterarse de que es el jugador al que Néstor Gorosito más lo entusiasmaba dirigir. Quiere más. Y lo quiere en River. Por eso, más allá de que el Panathinaikos amague con presentar una oferta irresistible, se planta y piensa a futuro. "Estoy muy cómodo en River. Y me gustaría seguir aquí durante el semestre que viene. Es más: el otro día vino a visitarnos Aguilar y le dije que haga el esfuerzo para que me pueda quedar. Ahora pregúntenle a él qué va a hacer. Porque ya no depende de mí", avisa y, casi como un acto reflejo, se agarra fuerte del apoyabrazos del sillón. Afuera, el pibe que le suplicó un grito más ante Boca sigue firme esperando respuesta. Y Falcao no la elude.

-¿Le vas a cumplir el deseo?

-Ojalá. Lo primordial es que River gane y muestre un buen nivel. Pero después, como todo delantero, me encantaría poder colaborar con goles. Y qué mejor que en un superclásico. Así que sí, ahora le quiero hacer un gol a Boca.

Comentá la nota