"Ahora queda claro que tenía razón cuando inicié juicio al Municipio"

"Ahora queda claro que tenía razón cuando inicié juicio al Municipio"
Liliana Schwindt deja la banca el 10 de diciembre. Llegó al Concejo de la mano del PJ, terminó construyendo con De Narváez y hoy se va sin referente claro. Recordó y mantiene su postura respecto de Servicios Urbanos y aseguró que si coincide con Eseverri en el espacio de Sergio Massa, "habrá que ir a internas".
La concejal de Unión por la Provincia, Liliana Schwindt, está a punto de dejar su banca en el HCD pero quiere hacer hincapié en que lo que se vivirá en enero cuando lleguen las nuevas facturas de Servicios Urbanos "yo lo había advertido desde el principio". La dirigente se refiere a la caída de la cláusula transitoria que elevará los mínimos aunque este año el Ejecutivo no haya decidido un aumento de tasas. Schwindt recordó que "fui yo la que le hice juicio al Municipio". Por otro lado, no descartó en forma tajante compartir un espacio con José Eseverri si ambos confluyen en Sergio Massa. "Tendremos que ir a internas", determinó.

"Hay que recordar lo que sucedió el año pasado con las tasas", dijo. "Yo le inicié un juicio al municipio por este cambio de modalidad y parecía que yo era la loca". Pero "las cosas cobran sentido después: yo dije en una de las entrevistas que estos mínimos eran un aumento encubierto de impuestos. Y es así. Hay cosas que son elementales y de sentido común. Si la cláusula es transitoria es porque vence. Y así sucedió".

La concejal mostró la versión taquigráfica de la sesión de diciembre de 2008. Esa noche "el concejal Aramburu (curismo), para fundamentar su voto positivo utilizó la argumentación de alguien a quien calificó de especialista y que en ese momento no era funcionario municipal y ahora lo es. Se trata de Marcos García. Si esta persona que es tan capaz ahora es funcionario, que le encuentre la solución a esto".

Schwindt sostuvo que a todo dirigente con ambiciones de poder -entre los que se incluyó- le interesa conducir los destinos de la ciudad. Y es necesario, en esos casos, ponerse en el lugar del que gobierna. "Yo entiendo que el Intendente tenga necesidades de recursos. Entiendo que el 60 por ciento del presupuesto se va en los sueldos, porque dio aumento, en el funcionamiento del municipio, en salud, en acción social, que es de todos. Pero eso tiene que decirlo. Si Gamsur es muy caro, hay que decirlo, hay que justificar para qué se necesita la plata". Pero para eso "que se recaude de otro modo" porque "no puede ser que siempre salga de los dineros de los más pobres, porque no es justo".

"Yo espero que a esto lo resuelvan. Que aquel que vive en los sectores que no tienen el barrendero todos los días, el recolector todos los días, que por lo menos el aumento sea mínimo. El año pasado había mayores contribuyentes que se desayunaron después de lo que habían votado y pidieron explicaciones pero no renunciaron nunca. A esto lo votaron quince concejales. Y yo fui la que hice un juicio asesorada por el doctor Hoffmann. Quedó claro que yo tenía razón".

Liliana Schwindt fue clara: "cuando yo tomé el compromiso de ser concejal me propuse hacer política de cara a la gente. Si cometo errores, es porque soy humana. Pero en diciembre me voy con la satisfacción de no haber defraudado al ciudadano. Lo lamento por el que va a tener que pagar. Pero yo lo avisé en su momento".

El futuro

Asegura que en términos personales no le pesa dejar la banca de concejal. Cuando pocos meses atrás estaba segura de renovarla. Pero "en términos políticos sí porque yo pierdo un escenario, una vidriera, un lugar desde donde poder hablar y ser la voz de esa gente a la que represento. Pero mi capital político, que es la relación que hice con la gente, no se pierde. Yo nunca hice política desde espacios de poder, entonces imaginación me sobra...".

El flamante espacio de Sergio Massa es otro desafío. "No hay nada seguro en lo nacional y provincial y mi experiencia reciente me ha enseñado a ser más cautelosa. Si me preguntás hoy por Massa a mí me gusta porque es joven, tiene condiciones de gestión y lo ha demostrado. El está para construir un liderazgo. Y tiene que manifestar su voluntad de construir".

-¿Y si José Eseverri decide ocupar el mismo espacio?

-Tendremos que ir a internas.

-¿No descarta compartir un espacio con el Intendente?

-No lo sé, no sé cómo viene la construcción más allá de Sergio Massa. acá hay que destacar la reforma política que viene y estoy de acuerdo. Tiene que haber internas. El que pierda que ayude o se vaya a su casa. Yo pienso siempre igual. No porque me haya sentado dos sillas más atrás de José en un acto de Massa voy a decir qué bárbaro todo lo que están haciendo. Yo no me vendo ni me alquilo.

-Usted dijo que Eseverri no tenía escrúpulos. ¿Se vuelve de eso?

-El dijo todo lo que dijo de los barones del conurbano y se paró en un palco con ellos. En ese momento lo dije y respecto de ese hecho. El que tiene que volver de eso es él, no yo.

Comentá la nota