Ahora promueven el boleto electrónico pero sin definir qué hacer con las monederas

Tres comisiones integradas por la casi totalidad de los miembros del cuerpo deliberativo debían definir el sistema de pago del pasaje de colectivo
El debate acerca de qué nuevo sistema de pago del boleto comenzará a ser utilizado en Mar del Plata en reemplazo de las tarjetas magnéticas continúa abierto. Ayer 21 de los 24 concejales que conforman el cuerpo se reunieron en una reunión conjunta de las comisiones de Transporte, Hacienda y Legislación, pero lejos de definir el tema, incorporaron un nuevo e inesperado elemento: resolvieron tomarse una semana más para explorar la posibilidad de que las empresas de micros de la ciudad utilicen el boleto electrónico que, días atrás, la Presidenta de la Nación, impulsó para el transporte público de Capital Federal y el área metropolitana.

Al tomar esta decisión, los concejales eludieron tener que aprobar o rechazar el uso de monederas, como lo vienen proponiendo desde hace tiempo los propietarios de las empresas de micros marplatenses, quienes prometieron que además instalarían un sistema de tarjeras de aproximación.

El resultado fue frustrante para quienes esperaban que ayer mismo se le pusiera punto final a esta discusión.

De hecho, la situación estaba dada para que ello sucediera, desechando la idea de las monederas -rechazadas por el público y por el sentido común (ver aparte)- y promoviendo sólo el uso de tarjetas de aproximación.

Resultado previsible

Al reunirse las tres comisiones, había 12 concejales que con sus votos podrían haberse impuesto sobre otros 9 que apoyan la propuesta de las empresas. Sin embargo nunca se llegó a votar el expediente.

Es que el debate tomó un rumbo inesperado desde un comienzo, cuando el concejal Carlos Filippini (FPV), pidió que se le diera tratamiento a un proyecto de su autoría, a través del cual solicitó que se analice la posibilidad de que en Mar del Plata se utilice el boleto electrónico que la Nación prumueve para el sistema de transporte de Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

Según Filippini, esta podría ser una solución, aunque otros ediles plantearon sus dudas al respecto. Lo cierto fue que el concejal de Acción Marplatense, Leandro Laserna, pidió postergar la votación acerca de las monederas para obtener una serie de precisiones que permitan discernir si el boleto electrónico podría ser utilizado en Mar del Plata.

"Tenemos entendido que hay subsidios para financiar la instalación de este sistema por lo que habría que estudiar serenamente la posibilidad de que Mar del Plata adhiera al decreto firmado por la Presidenta de la Nación", dijo Laserna.

Luego de eso, Diego Garciarena (Concertación Plural), quien en este tema está alineado con el oficialismo en favor de las monederas, solictó "una semana más" para analizar a fondo el eventual uso del boleto electrónico promovido desde el gobierno nacional.

Frente a este panorama, los concejales que estaban dispuestos a tomar una decisión sobre las monederas, aceptaron posponer la votación que -de haberse hecho efectiva- seguramente le hubiera puesto punto final al proyecto empresarial.

Aunque lo hicieron con una condición: que las tres comisiones vuelvan a reunirse el viernes 13, a las 12.30, para ahí sí dar por cerrado el tema.

Los pronósticos indicaban que ayer la comisión conjunta rechazaría la instalación de monederas, al mismo tiempo que promovería el uso de las tarjetas por aproximación.

Diferencias en los bloques

Pero como quedó dicho, al aparecer en escena la idea del boleto electrónico la cuestión quedó indefinida. Incluso la propuesta de Filippini generó evidentes disidencias entre integrantes de los mismos bloques.

Por ejemplo, la presidenta de la bancada del Frente para la Victoria, Viviana Roca, llegó a reprocharle al autor del proyecto su actitud. "Lamento mucho que se haya incorporado este tema del boleto electrónico, sobre todo porque Filippini es miembro de nuestro bloque", se quejó la concejal, haciendo notar que para ella, lo que debería haberse hecho ayer era, simplemente, votar el expediente con la propuesta de las empresas.

También hubo cortocircuitos en la Concertación Plural. Ricardo Alonso se diferenció de la postura de Garciarena considerando "desafortunado" haber promovido el análisis del proyecto del boleto electrónico, adelantando que en su opinión, ni siquiera sería algo aplicable en Mar del Plata ya que el sistema ideado por la Nación apunta a crear un dispositivo de pago para micros, trenes subterráneos y premetro en el área metropolitana.

Aunque fueron menos evidentes, dentro del bloque de la UCR también se advirtieron disidencias. Era obvio que algunos de sus miembros querían votar y rechazar la propuesta de las empresas, pero al final, prevaleció una postura más moderada. "No tenemos problemas en tomarnos una semana más para analizar el proyecto de Filippini", se anticipó la radical Verónica Hourquebié, aunque también dejó asentado que su bloque mantendrá la postura en contra de las monederas que ya es conocida y que promoverá el uso de tarjetas por aproximación.

Expediente con historia

El expediente que trataron ayer los concejales fue iniciado hace varios meses por impulso de los empresarios de colectivos. Propusieron colocar monederas a bordo de las 415 unidades que circulan por la ciudad, con la promesa de incorporar también, de manera progresiva, un sistema de tarjetas por aproximación.

Si bien ese proyecto fue aprobado por la comisión de Transporte que preside la radical Horquebié, se rechazó en Legislación cuyo titular es Santiago Bonifatti, del bloque oficialista.

Cuando sucede ese tipo de controversia el reglamento indica que el expediente debe ser devuelto a la comisión que lo trató por primera vez. Pero tal como están dadas las cosas, la situación podría repetirse hasta el infinito porque en una comisión son mayoría los que aceptan las monederas y en la otra el resultado es el contrario.

Fue por esa razón que ayer los concejales decidieron hacer la reunión conjunta de tres comisiones, sumando a la de Hacienda, apostando a la presencia de 21 concejales habría permitido destrabar el tema.

Por lo demás, no quedó en claro por qué razón se decidió conservar aún vigente el proyecto de las monederas en base al argumento de analizar si se puede o no implementar el boleto electrónico que promueve la Nación. Esto porque, justamente, cuando la Presidenta propuso el uso de este electrónico fue para terminar con los dolores de cabeza que provocan las monederas entre los usuarios.

Comentá la nota