Ahora prometen que el servicio de agua potable se normalizará hoy

Impactante. Los vecinos miran ayer cómo los operarios trabajan en la reparación del acueducto.
El acueducto que explotó anteayer en Dorrego y Rueda y dejó sin agua a 250 mil rosarinos recién quedará reparado hoy. La complejidad de su arreglo, la calidad de los materiales y el bombeo paulatino explican la demora en la reposición del servicio, que dejó al sur, el suroeste rosarino y Villa Gobernador Gálvez con las canillas secas.

   La avería se produjo en un conducto de hierro fundido de un metro de diámetro (uno de los más grandes del sistema de distribución de agua potable de la ciudad), lo que obligó a sacar de servicio la estación C de rebombeo.

   La presión del líquido fue enorme: de unos 30 metros de columna de agua, lo que provocó destrozos en el pavimento y la apertura de un pozo donde afloraron los caños de casi cuatro décadas de antigüedad.

Bidones. A muchos de los 250 mil rosarinos se les entregaron bidones para atemperar la falta de agua y hubo unas 20 escuelas que debieron suspender las clases (ver aparte). Es que los trabajos de reparación se demoraron más de lo esperado.

   En rigor, durante esta madrugada y gran parte de la mañana, el empalme hecho con una pieza de acero de unos tres metros se pondrá a prueba para luego comenzar a normalizar el servicio y dejar la estación C de rebombeo normalizada.

   La reconstrucción del pedazo que estalló se hará con dos abrazaderas que se colocarán a ambos extremos del caño de hormigón pretensado averiado, que ayer quedó limpio y en condiciones para terminar la reparación.

   Mientras tanto, el servicio se brinda a través de cañerías alternativas y con unas 15 cubas de Aguas Santafesinas.

   El gerente de Relaciones Institucionales de la empresa, Guillermo Lanfranco, explicó que la situación social está atendida "y en el caso de barrio Tío Rolo, ya se llevaron bidones", al tiempo que aclaró que "habrá sectores en donde persistirá la baja presión".

   Es que el problema siguió afectando ayer a miles de rosarinos que tuvieron que soportar el segundo día sin agua en el marco de una ciudad a la que el calor no le da tregua. Habrá que ver si la promesa de Assa de terminar hoy los trabajos, se concreta.

Comentá la nota