Ahora, los profesionales médicos del hospital de Villaguay amenazan con renuncias masivas

Unos 36 médicos dejarían de desempeñar sus tareas en el hospital. El lunes habrá una nueva reunión para debatir sobre las decisiones de quienes tienen cargos en el hospital Santa Rosa. Ronda la posibilidad de renuncias masivas.
Si bien el día lunes se realizará una nueva reunión para analizar y debatir sobre las decisiones a tomar por quienes tienen cargos como médicos en el hospital Santa Rosa, sigue rondando la posibilidad de una medida extrema de renuncias masivas.

Unos 36 médicos dejarían sin atención al hospital de 50 que actualmente desarrollan tareas en oposición a las políticas que intenta implementar la provincia a través del área respectiva.

Otro problema sería la implementación de la orgánica, la cual se espera que sea consultada en base a la realidad del hospital local para que sea efectiva en su aplicación y en consonancia con la decisión de interpretar el sentido de quienes deberían ocupar los lugares para conducir cada uno de los servicios.

"Si los médicos del hospital son 50, hay 48 que están muy incómodos con lo que está pasando. Y los otros dos son Carril y Álvarez. Así que no se sorprenda si se toma una medida de ese tipo". Con esas palabras, un profesional le dio entidad esta mañana a una versión que circuló con insistencia en la ciudad: la posibilidad de que los médicos hospitalarios renuncien masivamente a sus cargos en el hospital Santa Rosa.

Más tarde, el doctor Roque De Bernardi confirmó a este diario que la idea de dimitir ha sido analizada en algunas asambleas de los profesionales hospitalarios. No obstante, aclaró que todavía no hay ninguna decisión tomada y que recién el lunes volverán a reunirse para continuar debatiendo.

"Podría decidirse el lunes. Se irá a masticar, pero sí, la propuesta está hecha", aseguró.

De concretarse, la renuncia conjunta de los 36 médicos que se desempeñan en el Santa Rosa provocaría un cimbronazo difícil de ignorar para el gobierno provincial, al que los médicos le apuntan como responsable directo de esta situación.

De Bernardi calificó el conflicto que vive el hospital como un "problema político", y enfatizó que a lo largo del año, las autoridades provinciales "le han dado la espalda" al asunto.

"El patrón está en Paraná. Acá hay una lucha de pobres contra pobres, en términos de poder. El responsable de todo esto es el gobierno, al que hace dos años le venimos advirtiendo que la situación del hospital iba a hacer eclosión", subrayó el profesional, que viene actuando como vocero de los médicos hospitalarios.

"El gobierno ha estado ausente. Salvo una vez que vino la contadora Traversa y prometió cosas que no se cumplieron, en todos estos meses nunca se convocó a una reunión, ya sea en el concejo o en el hospital, con todas las partes comprometidos en la salud. El conflicto avanzó porque la provincia estuvo ausente", insistió.

El profesional, que es médico adjunto del servicio de Ginecología, recordó que desde hace dos años "venimos denuncian que hay problemas y que en algún momento iba a eclosionar todo; y permanentemente nos han dado la espalda".

Además, lamentó que "los funcionarios y los gobiernos se van y dejan el tendal, mientras que los que ponemos el lomo todos los días terminamos siendo los culpables a los ojos de la sociedad".

"Pasan los gobiernos, los funcionarios, y nosotros seguimos con los mismos problemas", concluyó.

"A la Orgánica hay que hacerla desde acá"

El médico Roque De Bernardi cuestionó la idea de las autoridades provinciales de Salud de diseñar "desde una oficina de Paraná" la estructura orgánica del hospital Santa Rosa.

El diseño implica crear los servicios, definir cuántos médicos necesita cada uno de ellos, qué cantidad de personal debe destinarse a cada sector, decidir quiénes son los jefes y subjefes e incluso fijar qué espacio necesita cada área y cuántas camas precisa.

"Eso no se puede hacer desde una oficina de Paraná, hay que venir y sentarse acá con los médicos y el resto del personal, que son los que saben qué se necesita", explicó De Bernardi.

Señaló que "las necesidades de Villaguay no son las mismas que las de Gualeguaychú, Concordia o Paraná", y opinó que por ese motivo "a la orgánica hay que adecuarla al lugar".

"Los que sabemos qué necesitamos somos los que trabajamos acá. Que vengan y nos pregunten", reclamó.

Comentá la nota